jueves, 15 de marzo de 2018

IV CARRERA SOLIDARIA FACULTAD DE MEDICINA UMH


    
Con la primavera cerca, a menos de diez días, el domingo tocaba probarse por última vez en un 10000 invernal y tratar de acercar el tiempo final a los dificilísimos, casi imposibles, parece, 43 minutos, una marca que se resiste esta temporada, con muy pocas carreras por debajo de 44 (dos, si no me falla la memoria).
La elegida para despedir los diez miles de invierno fue la prueba que organiza la facultad de medicina de la Universidad Miguel Hernández en San Juan, que destina todo lo recaudado a varias asociaciones y organiza una gran jornada de deporte popular rodeada de muchísimas actividades para todos los públicos, en paralelo a las diferentes carreras que se pueden elegir  (relevos, marcha, 5 y 10km...)

Al elegir esta carrera y no la gran prueba de Benijófar, más dura y más corta, el mismo día con mi amigo Ramón, me dije que todavía sería posible arañar segundos al sub.44, aunque no llegara a récord personal, pero durante toda la semana previa a la competición tal vez no supe reducir la carga de entrenamientos, dejándome llevar por la emoción de tener a la vista retos deportivos muy interesantes (acuatlones de TriWhite en Alicante, San Javier y Carboneras y próximas travesías a nado), lo que hizo que nadara y corriera más de lo habitual , juntando entrenamientos un par de veces, y llegara al domingo no tan descansado como habría sido necesario.

El clima y el horario parecían jugar en mi contra también, pues amanecía una mañana despejada, calurosa y con mucho viento, y la salida oficial no se daba hasta las 10:45, algo más tarde en realidad para poder finalizar los relevos previos al inicio de la prueba de 5 y 10km.

¿Dónde hay que firmar para llegar a la edad de Jaime y correr a su nivel?

Después de aparcar sin problema, tomar un café rápido y calentar un poco, saludé a Jaime y a Mario, mi acompañante del Maratón de Barcelona de hace 2 años, y me situé a la mitad del pelotón de salida. Trotando suavemente antes de echar a correr ya notaba que no acababa de estar fino para competir a tope 10km. Me dije que intentaría correr la primera de las 2 vueltas del circuito a ritmo de 44 y pico y ya veríamos en la segunda mitad si me mantenía o había fuerzas para apretar y correr más rápido.

Concentración, en los primeros 20m de la carrera

Salida rápida y en pocos metros ya estaba subiendo por primera vez (circuito a dos vueltas) la avenida principal de San Juan, en una subida que recordaba más dura de la última vez que corrí por allí, en el 10k de Brotons en el 2013, pero que en realidad era un casi inapreciable ascenso que nos alejaba de San Juan hasta casi el km 3 en dirección a Muchamiel.


Primer paso por la avenida principal de San Juan. Todavía muy entero y animado.

Primer 1000 controlando el ritmo, 4:30, y demasiado optimismo tal vez al haber conseguido no empezar rápido, pues el segundo km pasaba a 4:13 aprovechando la velocidad ganada en un ligero descenso de 300m. Llegaba a la zona más alejada del centro, la más solitaria también, pasando el tercer 1000 en 4:25 y comenzaba, según recordaba de los mapas que consulté, una suave bajada hasta completar la primera  vuelta.

Cerca del final de la primera vuelta, saludando a Mariví, la fotógrafa

No corría cómodo. Empezaba a tener mucho calor y a sentir que iba forzado. Las pulsaciones, disparadas, y terminaba el cuarto km a 4:32. Los últimos 500m camino a la zona de meta, donde nos separaríamos los corredores del 5 y 10k, se pegaron bien a las piernas, de nuevo en suave subida, y tuve la tentación de tomar el desvío del 5000. El paso por la mitad de la carrera indicaba un último km a 4:43 y 22:25 en mi Garmin.

Me dije que el sub.45 seguía a tiro, pero el el fondo notaba que era imposible repetir la segunda vuelta al mismo nivel y cuando tomé de nuevo la avenida principal lo tuve claro. El ritmo caía casi a 5'/km y no había fuerzas para remontar. Todavía trataba de engañarme y pensaba que en los km de suave bajada podría recuperar, pero el ritmo varió poco o nada, aunque intentara distraerme con el paisaje san juanero (pocos espectadores fuera de la avenida principal o la zona de meta) o los ánimos de los voluntarios universitarios, entregados a su trabajo.


Powered by Wikiloc

Ritmo de 4:52 en el 6000 y 4:47 y 46 los dos siguientes. Aquello no tenía remedio ya. Eché un vistazo al tiempo y calculé que si seguía bajando el ritmo ni siquiera acabaría antes de 46 minutos. Entrenamiento de calidad para la media del próximo domingo, pensé, tratando de no darle muchas más vueltas a la cabeza.

Se iniciaba un tramo largo de suave bajada, unos 10-12m desde el km 8 al 9.5, por la avenida de Benidorm, que se veía muy larga en mi lamentable estado físico de aquel momento. Pensé que aprovechando el descenso podría arañar segundos a todo lo que había perdido kilómetros atrás, pero las piernas no daban para más. Los cuádriceps se sentían duros y pesados y el ritmo a penas subió a 4:40 cuando pasaba por el km 9.


Mi cara lo decía todo, en el segundo paso por la avenida de Benidorm.

Mentalmente seguía fuerte, a pesar de todo, y esto debió ser la clave en el último km, pues al calcular que podía entrar en menos de 46 si aceleraba aumenté el ritmo a todo lo que daba y a pesar del último mini-repecho de 500 metros cercano a la meta de nuevo, en el parque de L'Ordana subí la velocidad y pude ver de nuevo un ritmo de cuatro treinta y algo.

Sufriendo en la recta final, a pocos metros de la meta.

Con el arco de meta a la vista y siempre animado por los voluntarios de la carrera aceleré a tope viendo que el sub.46 real podía escaparse por poco y conseguí acabar la carrera en 46:08, 45:59 real, posición 52 de 158 en la clasificación general, 16 de 44 en mi categoría y 51 de 123 hombres (estadísticas de tiempos, categorías etc. AQUÍ ), siendo el 10000 más flojo de la temporada y uno de los peores que recuerdo en mucho tiempo, en cuanto a marcas.






A pesar de esto (sería facil desmoralizarse pensando que las dos últimas medias pasaba el 10000 solo 30-40s más tarde como mucho), anímicamente no me ha afectado demasiado. Como ya pensé durante la carrera, me tomé la mañana como entrenamiento de calidad para la media de Guardamar del próximo domingo y, bien mirado, con todo lo que llevaba acumulado esa semana, el tiempo conseguido era para estar contento. Además, los 10€ de mi inscripción servían para ayudar a las asociaciones que recibían lo recaudado por la carrera, una prueba que, por otra parte, os recomiendo. No debía quejarme, en realidad.




Esta semana ha sido más suave en cuanto a entrenamientos. He sacrificado velocidad y sesiones de mi querida natación para llegar al domingo más descansado y menos cargado muscularmente y poder correr la media de Guardamar en condiciones. El año pasado corrí su primera edición haciendo antes una tirada de 7km para completar en total 28, usando la carrera como tirada larga para el maratón de París, sin pensar en marcas. Este año toca competirla "en serio" y sufrir a tope la larga subida por las dunas dos veces. La organización y el ambiente del año pasado eran espectaculares y el boca a boca ha hecho que esta segunda edición llegue casi a 1000 inscritos. La cosa promete y llego muy motivado. Veremos cómo acabo.

Os cuento cómo ha ido en la próxima publicación del blog.
Gracias por estar ahí.
Saludos.



2 comentarios:

  1. Era un dia complicado, sobretodo si andas doblando entrenos jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maldita ansía acuática jajaj Esta semana me he calmado un poco en natación así que... a ver qué tal Guardamar💪🏻

      Eliminar