domingo, 19 de marzo de 2017

CAMINO AL MARATÓN DE PARÍS: SEMANA 9

20 Días...
Hoy se completa la novena etapa del camino al maratón de París, dejando por delante tan solo 20 días de entrenamiento, 3 semanas,  antes de ponerme detrás de la línea de salida y superando  por fin una de las semanas con más carga de kilómetros que ha sido, además, la que ha incluido en el planning la tirada más larga del entrenamiento.

Como en semanas anteriores, la semana empezaba con un lunes lleno de ejercicios de pesas en el gimnasio y algo de trote ligero después. No toqué máquinas de piernas, al notarme algo cargado del medio maratón murciano del pasado domingo, pero a pesar del cansancio esa media hora de carrera suave me sentí bien y las pulsaciones y la velocidad fueron mucho mejores de lo habitual un lunes.

El martes tocaba salir algo más de una hora a pulsaciones bajas y, de nuevo, volví a sentir que para mantenerme a las pulsaciones que buscaba debía ir ligeramente más rápido que en semanas anteriores ¿Estaba empezando a notarse el entrenamiento y había mejoría por fin?

Salida tranquila de martes


El miércoles pasé por la piscina de Vía Parque a nadar. Aunque mi objetivo principal es el maratón no quiero perder la poca forma que había ganado nadando, pensando además en los dos grandes retos que tengo por delante después de París (Half Oceanman Tabarca y Sta.Pola-Tabarca), así que pedí entrenamiento al entrenador de natación y me pegué una paliza de 2000m con unos cambios de ritmo en pirámide que me dejaron KO.

Descansé bien para llegar en condiciones al jueves, día de series largas este mes. Tocaba correr dos tres miles después de calentar 20 minutos, dejando un minuto y medio entre cada uno de ellos.
El ritmo que pedía el planning no me pareció demasiado exigente cuando empecé. Me notaba fuerte así que me propuse superarlo en 5-10 segundos, algo que conseguí sin demasiado sufrimiento. Iba tan mentalizado para sufrir que al final no me pareció tan duro, aunque las series de 2000m o más siempre son una agonía (bien mirado...¿cuáles no lo son? xD )

Menuda mañana buena salió en la playa para hacer series junto al mar

El viernes volvía a pasar por el gimnasio y salí otra vez a correr media hora al terminar con las pesas. Ese día sí que sufrí de lo lindo, tanto con las pesas, donde con pesos que tenía controlados esa mañana no conseguía moverme bien, como en la carrera, bastante cansado desde el minuto 15.

Me aburren muchísimo las pesas, pero sé que son muy necesarias, así que...


Me tomé el sábado de descanso. El planning ponía natación, pero una sesión de natación con nuestro entrenador te revienta bien reventado y tenía un domingo lleno de kilómetros en la que iba a ser, seguramente, la tirada más larga del entrenamiento para el maratón.

Hoy, domingo, aprovechando la visita a casa de mis padres y la comilona familiar, he salido desde San Blas hacia San Vicente y desde allí he tomado el camino de rotondas en dirección Muchamiel y Santa Faz.
El inicio ha sido muy suave, buscando mantener las pulsaciones muy bajas, en el rango más lento que salió en la última prueba de esfuerzo. He notado otra vez que había que ir más rápido de lo normal para poner el corazón al ritmo deseado pero no he querido forzar. Había mucho camino por delante y quién sabe cómo llegaría al km 15 y cómo tendría las piernas cuando tocara volver.
La primera mitad ha sido muy buena. Hacía un poco de calor pero llevaba conmigo una botella de agua que ha bastado para no llegar seco hasta Santa Faz, donde tenía localizada una fuente para beber y rellenar la botella. Foto mientras tomaba un respiro y vuelta sobre mis pasos, ahora con muchas rampas que habían favorecido una llegada rápida a este punto pero que ahora encontraba cuesta arriba y con 15km en las piernas.


Vistas desde el puente de Santa Faz
El arranque desde este punto ha sido bueno. Estaba muy motivado y he tenido que frenarme en algún momento, sabiendo que allá por el km. 20 encontraría unas cuestas que me pararían las piernas y que seguro iban a desgastarme y hacerme sufrir después en los últimos km.
He cambiado de emisora de radio, para escuchar otros estilos de música, y he seguido todo este segundo tramo muy cómodo, incluso en los tramos cuesta arriba.
Sin darme cuenta ya estaba en San Vicente, cerca de Lo Torrent, y tomaba el camino hacia el parque de Bomberos de San Vicente, la Universidad, y bajada hacia San Blas.

Aquí las piernas han empezado a protestar, sobre todo en los túneles con cuesta debajo de la rotonda de la universidad, pero mentalmente he sido fuerte. A ver, ¿no vas a sufrir un poco en una tirada de 30km?¿qué te crees que van a ser los 42km del maratón, un paseo? me he dicho.

Pasado Decathlon el camino se hacía fácil, siendo llano o en descenso, y aunque las piernas estaban cansadas no he bajado el ritmo, llegando a ver tramos por encima del ritmo objetivo del maratón.

Igual que en el comienzo del entrenamiento, en el que he dado una vuelta por las pistas del hipódromo, el lugar que me vio empezar a correr hace más de ocho años ya, los dos últimos km del entrenamiento también han pasado por este pequeño parque dedicado al deporte. Una vuelta por la pista interior y una por la exterior, con la subida de cemento pintado de verde que todos los que corremos en Alicante hemos sufrido alguna vez, y se completaban los 30km del entrenamiento.

Última vuelta, dentro de las pistas del hipódromo en San Blas.

Recorrido del entrenamiento de hoy. 30km a la saca :)

He terminado bastante entero, sin notar un desgaste brutal como otras tiradas largas que recuerdo, y he sentido por primera vez, en los cinco entrenamientos maratonianos que acumulo ya desde el 2013, que la tirada más larga del planning se daba bien y que mentalmente no había sido tampoco tan dura como otras. El tiempo ha pasado rápido y la media por km del entrenamiento solo ha sido unos 10-12 segundos más lenta de lo que tal vez habría sido deseable, pero me encuentro tan bien mental y físicamente hoy que doy por muy bueno el entrenamiento.

Las tiradas largas ya no lo van a ser tanto a partir de hoy. Quedan tres semanas en las que aparte de dos sesiones de series largas que prometen ser duras la carga de km empieza a reducirse. El próximo domingo aprovechando la primera edición de la media de Guardamar haré 6-7 km antes de la salida para sumar unos 28 km en total corriendo este medio maratón después, en modo entrenamiento, a ritmo muyyyy tranquilo.

El final del camino al maratón empieza a verse a lo lejos y, quién sabe, tal vez no lo he hecho tan mal hasta hoy como pensaba y al final sale una buena carrera en París. Las sensaciones de hoy me dejan ser optimista.

Os cuento cómo va todo la próxima semana.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario