lunes, 13 de marzo de 2017

CAMINO AL MARATÓN DE PARÍS: SEMANA 8 + MEDIO MARATÓN CIUDAD DE MURCIA


Sigo tachando días y semanas en el planning de mi preparación para el maratón y esta octava etapa que se acaba hace que el tiempo que queda hasta el gran día no se cuente ya en meses. 26 días por delante, nada más. Cuatro semanas.

Esta semana de entrenamiento ha cambiado un poco respecto a las anteriores. Además del inicio de siempre, lunes de gimnasio centrado en las piernas y trote ligero de 5km y martes de tirada suave de más de una hora a pulsaciones lentas (sigo notando que la velocidad cada vez tiene que ser más alta para estar en las mismas pulsaciones bajas de antes. ¡Bien!) esta semana la salida de los jueves que hacía hasta hoy, sin más objetivo que estar algo más de una hora a ritmos y pulsaciones más bien lentos ha cambiado por día de series, algo que será igual durante todo marzo. 

Las vistas durante mi tirada del martes :)


Así, este jueves tocaba series de 2000m, tres, con recuperación de 1 minuto habiendo calentado 20 y enfriando despues durante 10, después de la única sesión de natación de la semana, el miércoles.
La planificación indicaba que se hicieran a 4:35m/km como mucho y cumplí, llegando a hacer la última a menos de 4:30 sufriendo un poco al final. Parece que no todo va a ser correr lento y relajado, por fin.
Tener este parque cerca de la zona de las series vino muy bien para recuperar, teniendo fuentes a mano

El viernes tocaba gimnasio y trote de media hora pero el tiempo se me echó encima y solo pude hacer la parte de pesas, algo que en el fondo agradecí pues significaba llegar al domingo con dos días de piernas descansadas y afrontar el medio maratón de Murcia en (teoría) mejores condiciones.

Le he cogido el gusto a las carreras murcianas esta temporada (10k de diciembre, media de Torre Pacheco, nochebuena en Ceutí...) y esta media, además, caía en una fecha muy buena dentro de la preparación para el maratón, a un mes aproximadamente, así que no dudé en apuntarme sabiendo además que me acompañaría mi amigo Ramón.

Llegábamos pronto, con tiempo para aparcar casi al lado de la salida y tomar algo antes de la carrera. Muchos corredores, más de los que esperaba y, dato curioso (no suele ser lo habitual, creo) muchos más corredores inscritos en la media que en el 10k que corría a la vez que el medio maratón.

La salida se daba en una avenida ancha y muy larga, más que suficiente para permitir un inicio de carrera fluído y que se estirara el grupo. Perdí a Ramón en el inicio, buscando algún aseo para salir sin carga extra en la vejiga, y me situé bien el en pelotón de salida para no perder mucho tiempo en el arranque de la prueba, que se dió puntual a las 10:00.

No costó empezar a correr a mi ritmo, con una salida tan amplia y solo una pequeña curva en el inicio, y en poco tiempo ya estaba concentrado únicamente en mantenerme al ritmo objetivo.
No me notaba especialmente fuerte pero quería intentar una primera vuelta (el circuito era de dos) a ritmo de record personal.


No hubo problema en mantenerme a unos 4:40 aprox. los primeros km., pendiente del circuito, sus giros, el desnivel, etc. para tener claro qué me encontraría después en la segunda vuelta. No me pareció que hubiera ninguna cuesta especialmente dura, excepto la cercana al giro de la gran vía y glorieta España que ya recordaba del 10k de diciembre, con el que esta carrera comparte varios tramos del recorrido.


En algunos momentos me relajaba en exceso y el ritmo medio caía pero rápidamente recuperaba y volvía al ritmo previsto. Corría muy pendiente de mis sensaciones, esperando no empezar a encontrarme flojo tan rápido como en Santa Pola. El paso por el km 7 esa mañana me pareció mucho mejor que el de la media santapolera así que me animé.
La vuelta por la Gran Vía, en ligera cuesta arriba al final, no me pareció tan dura como había previsto así que pensé que podría hacer una buena carrera si todo seguía igual en la segunda vuelta.

Cerca del km. 10 comencé a notar las primeras señales de cansancio pero no les di importancia. Podría con ellas y aguantaría hasta el final, me repetía.


El primer punto de control que me puse, el km.10, pasaba en un tiempo más que bueno, algo antes del minuto 47, lo que me permitiría, de seguir así, terminar en hora treinta y nueve como máximo.

La animación en la zona del inicio de la segunda vuelta, que coincidía casi con la llegada de los que terminaban allí la carrera del 10k, me subió un poco la moral y me permitió arrancar fuerte la segunda mitad de la carrera pero el cuerpo empezaba a quedarse sin combustible, sin fuerzas.

Me tomé un gel en el km 12, sintiendo que era muy necesario pues empezaba a flojear. En la segunda vuelta los tramos de suave, casi imperceptible subida se notaban demasiado en mis piernas y empecé a tener problemas para estar cerca de 4:40, empezando a ver ritmos demasiado cercanos a 5.

Había memorizado el circuito antes de la carrera y durante la primera vuelta y me dije que el segundo paso en suave bajada por la gran vía debería permitirme acelerar un poco sin demasiado esfuerzo. Eso de "sin demasiado esfuerzo" me lo debí tomar al pie de la letra, por lo visto, porque en ese sector del circuito precisamente marqué después uno de los kilómetros más lentos de la carrera.

Las fuerzas fallaban y hacía una segunda vuelta más lenta, era un hecho. La cabeza, por suerte, seguía en su sitio y conseguí mantenerme concentrado a pesar de las malas sensaciones.
Había hecho una primera vuelta muy buena, así que un pequeño bajón en la segunda mitad no sería demasiado "grave".

En el siguiente punto de control que había previsto, el km.15, miré de nuevo el tiempo acumulado en el reloj. Casi 1:11. Si conseguía mantenerme a menos de 5m/km todavía podía ver la hora cuarenta o incluso bajarla si lograba algún km rápido.

Me animé y y traté de seguir fuerte pero las piernas no respondían. Al menos el ritmo seguía por debajo de 5, con lo que el tiempo final estaría cerca de lo previsto.

Estas esperanzas de acabar bien se esfumaron rápidamente después del km.17. Había tomado un segundo gel, igual que hice en Torre Pacheco, misma marca y después de otro gel del 12, igual, pero aquella mañana el estómago no lo toleró demasiado bien.
No necesité correr muchos metros después de haberme tomado el maldito gel para empezar a notar que había caido como una bomba en el estómago. La sensación fue tan mala y empeoraba tan rápido que en el km 18, un  punto en el que en todas las medias suelo animarme viendo cerca el final, allí tuve que pararme.
Buscaba con urgencia algún bar, algún aseo público, mientras intentaba recomponerme. No lo encontré pero por suerte parece que solamente con parar y tomar aire y reposar medio minuto el estómago se recuperó, desapareció la urgencia por encontrar un aseo y pude arrancar, habiendo perdido un minuto como máximo.

El arranque costó muchísimo. Sentía que mandaba a paseo la carrera con aquella parada y esperaba que no hubiera un segundo aviso del estómago, una segunda parada que seguramente me dejaría fuera de la carrera mucho más tiempo.
Conseguí mantenerme a menos de 5m/km por muy poco y no pude seguir el tiempo en mi reloj al haberlo detenido accidentalmente en la parada anterior.
Cuando por fin me acerqué a la meta, en suave cuesta abajo (menos mal, pensé), vi que un último sprint me permitiría acabar en menos de 1:42 oficiales.


Acababa en 1:41:52, 1:41:28 real, posición 410 de 1463 en la clasificación general y 94 de 262 en mi categoría, algo frustrado en aquel momento, la verdad, pues confiaba en volver a ver, aunque fuera por la mínima, menos de 1:40 y con rabia por la jugarreta del gel.

Ramón entraba poco después que yo, habiendo rodado sin buscar competir (si no, a ver cómo iba yo a sacarle un minuto a alguien que estando "flojo" corre en hora treinta y cinco) y soportaba un poco mi mala hostia post-carrera (gracias por los ánimos durante y después amigo)

Después, en frío, he pensado que no hay que venirse abajo por el resultado. Es mejor que Santa Pola, que era el primer objetivo, y sin el problema del gel habría llegado un minuto antes a la meta aproximadamente. Además, si no me falla la memoria, con este resultado esta carrera es una de mis cuatro mejores medias y con ese ritmo medio creo que se puede pensar en un ritmo de carrera en París que me lleve al récord personal. Es para estar satisfecho, en realidad, como me supieron hacer ver amigos y preparador después.

Carrerón para repetir, desde luego. Algo menos de calor y de carga en las piernas permitirían, seguro, una buena marca. Avenidas amplias, poco desnivel...demasiados giros de 180, en mi opinión, por poner alguna pega, pero que en realidad no penalizan demasiado una carrera que estando tan cerca de Alicante deberíais conocer y correr aunque fuera una sola vez. Muy recomendable..

Después de la carrera, con mi eterno acompañante de carreras asfalteras más allá de Alicante jajaja
Toca seguir preparando el maratón, con las tiradas más largas todavía por delante y varios jueves de series largas que pondrán a prueba mi velocidad. No habrá más competición, aunque en dos semanas vaya a la media de Guardamar, en la que correré antes de la salida varios km y después rodaré muy suave, acumulando distancia y tiempo de trabajo en las piernas.

La semana que viene os cuento cómo va todo.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

4 comentarios:

  1. Por las opiniones de los que corrimos, no era una carrera para hacer marca, el tiempo no lo permitió. Gran crónica Jordi, a por otra semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mal día supongo, temperatura no tan baja como habríamos querido, algo de viento a veces... Nada, me quedo con lo bueno, que lo hubo, y a por la siguiente. Gracias por dedicarle unos minutillos a mi blog :) En breve leo cómo te fue a ti, leyendo tu blog.

      Eliminar
  2. El calor de ayer no era ni mucho menos idoneo para hacer marca, también la cantidad de giros dificultan y rompen el ritmo de uno... nada que ver con otras medias, pero eso si, muy llana que también es de agradecer. Animo que ya te queda nada para lograr tu objetivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que hizo más calor de lo esperado pero yo no lo noté tanto como por ejemplo en Valencia, no creo que fuera decisivo. No salió el día, no le doy más vueltas. Sin el problemilla del gel habría salido una marca que habría dado por buena, la verdad. Esta media la repetiré algún día, seguro, para desquitarme jaja . Con menos trabajo acumulado en las piernas y un clima más fresco seguro que se puede hacer buena carrera. Me gustó :) Ánimo a ti también, que vaya dos semanas te has planificado jajaja Nos cruzamos en Guardamar seguro. Un saludo

      Eliminar