domingo, 26 de marzo de 2017

CAMINO AL MARATÓN DE PARÍS: SEMANA 10 Y MEDIO MARATÓN GUARDAMAR


Parece que fue ayer cuando en enero, en la media de Santa Pola, empezaba el planning específico de entrenamiento para el maratón de París y, como pasa el tiempo, aquí estoy, cerrando la décima etapa del camino al maratón con solo 13 días por delante, un solo domingo más de entrenamiento a la vista antes de ponerme detrás de la línea de salida en los Campos Elíseos.

¿Os contaba en la última entrada que empezaba a descargar, que esta semana sería más suave...? ¡Mentira!
El lunes me lo tomé libre, pues las piernas notaban la paliza de los 30km del pasado domingo, pero el martes volvía a la carga. Sesión de natación que "solo" se iba a dedicar a la parte técnica y que fue una paliza en toda regla. No contento con eso, a última hora de esa tarde hice doblete deportivo y salí a trotar un rato a pulsaciones bajas.

El paisaje en el Postiguet anocheciendo merecía una foto
El miércoles tocaba descanso, algo que agradecí después de la paliza de la tarde-noche anterior, para preparar el cuerpo para las series del jueves.
Tocaba series de 500m, dos bloques de 5 series recuperando 45 segundos entre ellas y 3 minutos entre cada bloque. Hacía tiempo que no tenía un entrenamiento con ritmos tan exigentes, tan rápidos, y no conseguí meter en el tiempo ni una de las series (apenas rocé el objetivo 3 veces).
La paliza fue tremenda y el viernes lo dediqué únicamente al gimnasio, con ejercicios del tren superior, dejando las piernas bien tranquilas.

Creo que nunca he hecho las series en una pista como los corredores "de verdad" xD Siempre en la playa.


El sábado el planning mandaba natación, pero una clase de mi entrenador en la piscina antes de la tirada larga del domingo habría condicionado muchísimo la carrera y preferí reservar (queda poco para que me centre en exclusiva en el medio acuático)

Había decidido hacer la tirada larga del domingo aprovechando la primera edición de la media de Guardamar, corriendo antes 7km, así que el sábado me acerqué a la zona de recogida de dorsales para poder tener preparada la camiseta con el dorsal al día siguiente y no tener que parar después de los 7km previos a la carrera. Allí pude saludar y desvirtualizar a Marga (un placer :) ), conocida de redes sociales a la que aún no había visto en persona y a Ana Martín, otra conocida de rrss que ya conocía y con la que ya he coincidido en varias carreras.
La bolsa del corredor, como veis en la siguiente imagen, completísima.

Polo, calcetines, pantalones y el siempre presente caldo Aneto
No fui capaz de acostarme pronto, aunque el cambio de hora del sábado al domingo, robando una hora de sueño, iba a ser duro, y hoy me he levantado bastante cansado, con sueño y, por que no reconocerlo, con muy pocas ganas de echarme a las piernas 28km. El estómago se sentía pesado, por la no-dieta del viernes y sábado, lo que añadía más motivos para que el cuerpo pidiera a gritos quedarse en la cama.
Ha costado salir hacia Guardamar, pero incluso remoloneando en la cama he llegado a tiempo para aparcar muy cerca de la salida y trotar 7km antes del inicio de la prueba.


El frío, el viento, el estómago revuelto... El inicio de mi tirada larga no ha sido agradable. Después de saludar a Pachi, conocido de Twitter y otras carreras, he corrido por parte del circuito de la media sintiéndome lento y pesado. En una de las calles que he elegido para trotar estaba el polideportivo y en cuanto he visto el cartel "ASEOS" me he lanzado rápidamente a buscarlos, pues en 20 minutos el estómago se ha descompuesto por completo. "Menudo comienzo de entrenamiento", he pensado.
Intentando evadirme, con la música puesta a todo volumen, viendo cómo poco a poco aparecían más y más corredores por la zona, he parado cuando el reloj ha avisado del paso por el km 5 y me he dirigido al coche a cambiarme la camiseta de manga larga por otra de manga corta en la que ya tenía el dorsal. De camino he desvirtualizado a otra conocida de redes sociales, Erica, de "Corro y soy mujer", que se acercaba a Guardamar a ver la carrera y animar (un placer, gracias por los ánimos durante la carrera :) )
También he podido saludar al gran Dimas, de Tigres Elche, con del que después hablaría en la meta, y con el no menos grande Jaime de El Campello Running Club (ya querríais llegar a su edad con su fuerza y velocidad, ya)
Un par de km más calentando y ya completaba los 7km previstos previos a la carrera.
He calculado bien y la espera no ha sido demasiado larga. Pocos minutos después de mi "calentamiento largo" arrancaba la media de Guardamar, con una participación que se anunciaba próxima a los 600 corredores.

Me había propuesto correr con muuuucha calma, nada de irse a 4:40 y buscar récord o bajar de 1:40. Si mi ritmo, siendo muy optimista, será de 5:10 aprox. en el maratón, ese debía ser, como muy rápido, el ritmo de la carrera (después veréis que esto no lo he cumplido del todo...)

Mirando el reloj, buscando mi sitio en el pelotón, el primer km, sin embargo, ha pasado demasiado rápido: 4:53 marcaba mi Garmin en el primer 1000. Mala cosa, he pensado. He pisado el freno y he intentado que no se fueran demasiado rápido las piernas en el siguiente km, en ese momento ya corriendo con comodidad.

Primeros metros

En el km2 ya girábamos pegados a la costa en dirección a la zona de dunas y pinada características de la zona y hasta ese punto el ritmo ha sido cómodo, algo más lento de 5m/km , aunque el frío y la soledad del circuito hasta ese punto, tal vez motivada por el cambio de hora, hacían que todavía no acabara de sentirme bien en la carrera.

Primer paso por la costa

El inicio de la zona ondulada y en cuesta del circuito, una vez se tomaba el camino de nuevo hacia el casco urbano ha hecho que el reloj marcara los dos km más lentos de la carrera, demasiado cerca de 5:20m/km, pero una vez en el pueblo, alcanzando la zona más alta del circuito y comenzando una suave bajada, animado por el público que en ese momento ya empezaba a salir a la calle a ver la carrera, he comenzado a encontrarme bien.

Camino a la zona de dunas y pinos
Hemos atravesado calles que también son parte del circuito del Cross de Navidad de esta localidad y me ha gustado poder ver el recorrido a la luz del sol (el cross es por la tarde noche, en invierno). Cuando nos hemos acercado de nuevo al Parque Reina Sofía y hemos entrado cuesta abajo por el parque Alfonso XIII me he animado. Ya tenía claro cómo iba a ser la segunda vuelta, igual que la que en breve dejaría atrás y con más público que en ningún otro momento en la calle la carrera era más agradable.
En el km 10 he mirado el tiempo acumulado, ya que el reloj marcaba los km lejos de los puntos señalizados en el asfalto y no tenía claro cómo iba la carrera y he visto 50 minutos escasos.

Tocaba empezar poco después la segunda vuelta, pasando por el arco de llegada y repitiendo de nuevo el circuito.
Sabiendo lo que tenía por delante y conociendo ya las zonas llanas, subidas, bajadas, etc., me he propuesto sacar la carrera a 5m/km de media, contando con que tal vez perdería algo de tiempo en la subida de la pinada de vuelta a la ciudad.
El paso por la zona costera se ha hecho muy corto y me he encontrado rápidamente cerca del km 15 sin sufrir demasiado, permitiéndome una breve charla con Ricardo Zazo antes de llegar a las dunas (oootro conocido de redes sociales y carreras xD)
Llegado al km 15 las opciones de acabar la carrera en 1:45, a 5 justo el mil, seguían intactas. Me encontraba bien, las piernas respondían y no iba a bajar el ritmo en la subida que llegaría hasta poco después del km 17.5 . Además, he recordado que en ese punto ya llevaba más de medio maratón en las piernas, sumándole los 7km previos a la carrera, así que sentirme tan bien con tantos km en las piernas me ha subido la moral. Me he tomado un gel y, confiado, he subido un poco el ritmo.

La rampa de vuelta al casco urbano ha "picado" pero, cosas buenas de las medias a dos vueltas, ya sabía que podría recuperar después y dónde, sabiendo además (o eso notaba yo) que los entrenamientos iban bien y mi capacidad de vuelta a la calma ha mejorado mucho y que me podía permitir un pequeño esfuerzo extra en ese tramo de ascenso.

El segundo paso por la zona más céntrica y concurrida del circuito ha sido de puro disfrute y, como en la mayoría de medias, la visión del km 18 me ha hecho ver lo cerca que estaba el final.

Tocaba volver a pasar por la zona del parque, cruzar de nuevo la entrada a Alfonso XIII cuesta abajo y solo faltaba sufrir un poco en el repecho previo al giro a izquierda por la Crtra. de la Playa hacia la Avenida Cervantes para ver la meta por segunda y última vez.
Había podido acelerar los últimos km, llegando a estar cerca de mi ritmo de récord personal en esta distancia, y en el último tramo solo he tenido que acelerar un poco más para no dejar que el tiempo oficial alcanzara la hora cuarenta y cinco.

Recta fnal, a pocos metros de la meta

Objetivo cumplido

Al final, 1:44.56 oficial, 1:44:40 real, posición 282 de 568 en la clasificación general, 47 de 81 en mi categoría y 263 de 476 hombres.

He terminado muy contento, sintiéndome fuerte, y viendo las velocidades de los últimos km creo que me he regulado bastante bien. Tal vez he corrido algo más fuerte de lo debido (el planning ponía tirada larga bastante más suave que esto) pero a cambio he podido ver que parece que el entrenamiento para el maratón va por buen camino.

Muy satisfecho con el ritmo de la carrera y con el "apretón" de los últimos km

Ya en la zona de avituallamiento he podido compartir impresiones y comentarios con Dimas, Abel (vaya dos, estos, que saben lo que es subir a un podio con regularidad. Grandísimos deportistas y personas) y Ricardo Zazo, comprobando que no era yo solo el que pensaba que acabábamos de correr una grandísima media, con una organización de 10, un circuito buenísimo (tal vez no para marcas, pero el entorno lo compensa) y pensado para el disfrute del corredor. Tengo claro que volveré, a ver cómo se siente corriendo a tope (no lo dejéis para última hora, que el año que viene seguro que corre muchísima más gente)

Objetivo cumplido

Viendo si se me pegaba algo de la élite juntándome con Dimas
(lástima no tener fotos con Abel, Ricardo, Jaime, etc. Qué rato más bueno en la meta)

Ahora sí, el entrenamiento debe empezar a perder intensidad y duración. No tengo todavía la parte de entrenamiento de abril previa al maratón, pero imagino que ya no queda mucho por hacer.
El próximo jueves toca un test de 2 seis miles que ya hice antes de Barcelona y que en teoría permitirá saber con bastante exactitud mis opciones reales en París en cuanto a marcas. Independientemente del resultado, yo me noto mucho mejor que en otros entrenamientos de maratón en el mismo punto del calendario, a dos semanas.
Las sensaciones son muy buenas, me siento mejor que en Barcelona, peso 6kg menos que entonces...¡joder, tiene que ir bien! :)

Os cuento cómo va todo en la PENÚLTIMA entrada del blog previa al maratón (¡qué cerca ya!) la semana que viene.
Gracias por estar ahí.
Saludos.


2 comentarios:

  1. Iraaa bien, ya lo verás, y yo también. El año que viene la pongo en la lista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero! Ahora llegan los días de dudas, miedo a lesión y resfriados etc. Jajaja ¡Qué ganas! Triunfaremos!
      Respecto a Guardamar, obligatoria, no te arrepentirás 👍🏻

      Eliminar