domingo, 19 de febrero de 2017

CAMINO AL MARATÓN DE PARÍS: SEMANA 5


Sigue avanzando el entrenamiento para el maratón con esta quinta semana  de preparación específica que ha terminado y teniendo menos de cincuenta días por delante para seguir poniendo el cuerpo a punto. La etapa número cinco del camino al maratón ha seguido un patrón similar a las anteriores:

Lunes en blanco: Aunque prometí no fallar a mi cita con las pesas los lunes todo se puso en mi contra aquella mañana y no pudo ser.

Martes de rodaje suave: 80 minutos a pulsaciones bajas acabando algo más ligero.

Vistas de mi entrenamiento del martes

Miércoles de descanso o natación: Elegí nadar y me pegué una paliza de trabajo de piernas que me dejó KO para todo el día.

Jueves: Fartlek, calentando 20 minutos seguidos de 7 bloques de cuatro  minutos a ritmo de maratón con 2 de recuperación y terminando con 10 minutos de trote suave. Muy cómodo.

Los cambios de ritmos acababan en esta avenida, al lado de casa. Buen sitio para ir enfriando
Viernes: Gimnasio, por fin. No podía fallar el viernes y lo di todo en la sala de pesas, tanto que mientras escribo esto todavía siento las agujetas. Menos mal que me centré solo en ejercicios de tren superior...

Sábado: Tocaba nadar, pero había previsto salir el domingo al mar a entrenar algo en aguas abiertas aprovechando que podía ir acompañado, así que pasé la tirada larga del domingo al sábado y dejé la natación para el último día de la semana.
Empecé muy suave, buscando pulsaciones bajas, y viendo que el reloj marcaba un ritmo cardiaco demasiado alto (ya me mosqueaba desde hacía días), paré a comprobarlo varias veces a la vieja usanza, cronometrando unos segundos mientras tomaba el pulso en el cuello y multiplicando después. No me equivocaba. Después de varias pruebas quedaba confirmado que la banda del pecho medía demasiado por encima del ritmo real (ya tengo encargada una nueva que espero que llegue en la primer semana de marzo como muy tarde).
No era normal correr tan lento y que las pulsaciones fueran tan altas así que una vez aclarado el asunto y notando que podía ir más rápido hasta llevar las pulsaciones que buscaba corrí más cómodo el resto del entrenamiento. Decidí hacer la tirada larga en dirección a Campello desde casa, bordeando la costa y una vez en el puerto campellero meterme un poco por el casco urbano, callejear lo justo para cumplir la mitad del tiempo programado y volver sobre mis pasos.
Salí justo después de trabajar, con la precaución de haber pegado un bocado sobre las 13:30 para no ir vacío, y noté un poco de cansancio por el madrugón y el trabajo.

Foto resumen de la tirada larga de la semana, con el puerto de Campello de fondo

Al correr bastante lento hasta Campello la vuelta hacia casa fue cómoda. Me sentía fuerte y no tuve problema en correr los últimos 6km ligeramente más rápidos de 5m/km.
Completé algo más de 22km y observé que desde Sta.Pola todos los entrenamientos de fin de semana han estado cerca de la distancia de medio maratón o la han superado. Es increíble que se pueda llegar a convertir en "normal" echarse en las piernas tantos km (y lo que falta todavía...) aunque debo admitir que esta vez terminé algo más cansado de lo normal, seguramente por no haber dormido bien la noche anterior y haber trabajado toda la mañana.

Hoy, domingo, tocaba recordarle al cuerpo lo que es nadar en el mar e intentar 3000m. Tengo previstos 5000 en el Oceanman de Tabarca en mayo, así que o domino 3000 o mal vamos. El día no ha acompañado y el viento y el oleaje han hecho que cambie, junto a mi hermana y Pepelu, la natación por 10km de trote suave intentando soltar un poco las piernas, que andaban algo resentidas de ayer. Sensaciones buenas y avituallamiento posterior de lo mejor.

Reponiendo energía después de 10km de trote
La semana se cierra con unos 50km en las piernas y la sensación de que el cansancio todavía no es un obstáculo. Algo lógico si pienso en lo que me tiene intranquilo a estas alturas, que es el ritmo lento de las salidas que me pide el preparador, buscando pulsaciones bajas. Además, como he ido mirando el pulsómetro hasta que descubrí que medía mal, he ido más lento de lo debido. ¿Estoy perdiendo velocidad en exceso? Acumular km está bien, pero comparo con lo que hice preparando Barcelona y creo que rodaba más rápido entonces. En cualquier caso, me queda una semana para acabar el mes y seguro que la planificación es muy diferente las cinco semanas de marzo. Es cierto que cuando acelero un poco las piernas se van solas a un ritmo muy rápido sin esfuerzo así que ya veremos.
Esta semana que empieza vuelvo a ver series y la tirada larga se cambia por un test de 10000 a todo trapo para tomar ritmos y pulsaciones máximas (las tomaré sin pulsómetro mientras no reciba el recambio para Garmin) así que podré comprobar cómo va la velocidad después de 3 semanas entrenando sobre todo a pulsaciones bajas y ritmos suaves.

Os cuento cómo va todo en la siguiente entrada del blog, la semana que viene.
Gracias por estar ahí.
Saludos.


2 comentarios:

  1. 50 kms y 50 días, nos queda poco neng

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamosssss!!!! Creo que no ando muy fino para este maratón pero se hará lo que se pueda 💪🏻

      Eliminar