sábado, 11 de junio de 2016

10K INTERNACIONAL DE SANTA POLA. FLOJO FIN DE TEMPORADA


En la Carrera del Gato ya notaba que se acercaba el momento de ir rebajando la intensidad y cantidad de entrenamientos y el pasado fin de semana en Santa Pola se confirmaron las malas sensaciones de los últimos días. Pensé que tal vez el cambio de fecha y horario de la carrera, mucho antes en el calendario, sin los calores de final de junio, y una hora más tarde en su inicio (21:00) si no me falla la memoria, harían que por fin pudiera disfrutar de esta carrera y hacer un buen tiempo, despidiendo la temporada con buen sabor de boca e incluso animándome a participar en los 10km de Catral a fin de mes.

Las camisetas de 42k running siempre son bienvenidas


Había recogido el dorsal y la bolsa del corredor la tarde anterior para evitar prisas el sábado. Llegué con el tiempo algo justo pero pude aparcar sin problema en el mismo sitio del año pasado y aún conseguí juntarme con los amigos de Urbans un poco antes de la carrera para calentar. No tardé mucho en buscar el cajón de tiempos inferiores a 45 minutos (era optimista cuando hice la inscripción y todavía lo era minutos antes de empezar) y prepararme para la salida.

Como siempre, Santa Pola se volcaba en esta carrera y el público era numeroso en el arranque de la prueba. Era tentador dejarse llevar por el efecto dorsal y el ambiente festivo, pero tenía clara la estrategia esta vez. Buscaría el ritmo de 45 minutos hasta el km.5 y a partir de ahí ya vería qué hacer.
No tuve problema en mantenerme a 4:22 los dos primeros kilómetros, y me felicité por ser regular y no lanzarme a lo loco a 4:10 como el inicio de la última carrera. Había divisado a lo lejos a Elena Lloret, grandísima corredora que parecía llevar un ritmo similar al mío y que suele hacer tiempos parecidos al que buscaba yo aquella noche, por lo que decidí tomarla de referencia.

Me permití soltar un poco el acelerador en el km.3 y pasé ese 1000 en 4:35, todavía tomando como referencia a mi liebre involuntaria e improvisada, siguiéndola a unos 50 metros, y todavía frené un poco más en el km 4, pensando que con los dos kms. por debajo de 4:30 del inicio no iba mal para llegar a la mitad de la carrera según lo previsto. Aunque los ánimos de espectadores de Urban en este punto (creo que renocí a Marian y Marlen) me empujaron un poco, llegando al espigón del puerto comencé a notar que las fuerzas fallaban y que posiblemente tocaba olvidarse de bajar de 45 y muchísimo menos  acercarme a 43:50.

El calor, nada que ver con el del año pasado pero molesto igualmente, y el cansancio me empezaban a frenar. Poco después del km.5 sentí que o paraba a beber y respirar tranquilamente o no llegaba ni en 50 minutos. Recuperé el aliento en 10 segundos y arranqué de nuevo.

Llegaba el tramo más pesado de la carrera, ida y vuelta en paralelo a la playa por Santiago Bernabeu, con un repecho en el giro de vuelta que volvió a frenarme un poco más. El tiempo por km. seguía bajando sin freno, acercándose cada vez más a los 5m/km.
En el km. 8, después de la suave bajada iniciada en la calle Catalanet, ya de vuelta hacia la meta, con toda la avenida por delante viendo en sentido contrario a los corredores que aún no habían llegado al giro, volvió la necesidad de beber y tomar aire y me detuve unos segundos en la acera, viendo cómo seguía siendo adelantado por muchos corredores que había dejado atrás en los primeros kilómetros.
Arranqué sin muchas fuerzas y con menos fe en poder hacer un tiempo mejor que el de años anteriores, pero sorprendentemente el cuerpo pareció recuperarse un poco en este último tramo.

Ya quedaba menos
Cuando vi a lo lejos que nos acercábamos de nuevo a la zona de salida saqué fuerzas de no sé bien dónde y pude acelerar todavía un poco en el km.9, que conseguí pasar en 4:40 y con un último sprint, dejando la media del último km. en 4:28m/km, crucé la meta en 47:06 , 46:50 real, entrando en la posición 607 de 1924 llegados a meta, 142 de 321 de mi categoría y el 575 de 1402 hombres. Quedaba por encima de la media, pero volvía a llevarme a casa la sensación de flojera y vació de la última carrera. Hace 4 meses este sería mi ritmo de medio maratón (o más lento, pues casi bajo de 1:40 en Orihuela), y en este momento a penas puedo mantenerlo en la mitad de distancia, donde no hace tanto peleaba por bajar de 44. Era difícil borrar la sensación de decepción de mi mente.

Ya en el avituallamiento final agradecí su ayuda involuntaria a Elena Lloret, a la que perdí muchos kms. atrás y que finalmente entró por delante de mí (por mucho) y también pude hablar un rato con mis compañeros de Urban, todos contentos con sus resultados en la carrera.

Flojo flojo... : (

Casi 47 minutos en un 10000 hace tiempo que me dejaron de parecer un buen resultado para mí. Del mismo modo que hace algún tiempo me exigía siempre ser capaz de bajar al menos de 50 minutos ahora pienso que debería bajar tranquilamente siempre de 45. No poder llevar con calma ritmos de 4:40 en 10 kilómetros y la sensación de pesadez en las piernas durante los entrenamientos, acabando muy cansado y notando que no acabo de recuperarme nunca del esfuerzo hacen que haya decidido que este mes de junio sea algo más suave de lo que había planificado entrenar inicialmente y que, en julio, me tome unas vacaciones deportivas las 2 primeras semanas.
Participaré, como ya comenté, en la subida al santuario de la Magdalena en Novelda, en julio, y en el Gran Fondo Internacional de Siete Aguas en agosto, pero sin grandes expectativas, esperando únicamente disfrutar del recorrido.
Aunque flojeo, he notado que tengo picos de velocidad muy buenos en los entrenamientos y que las pulsaciones no se disparan tan rápido inicialmente. Otra cosa es la resistencia, que a estas alturas de la temporada ya no es lo que era hace 4 meses, en plena forma. Tengo en mente acercarme al 1:38 en media y 43 en 10k después de verano y si sigo forzando la máquina la desmotivación aumentará y las posibilidades de lesión serán cada vez más altas, así que calma, descanso y a seguir en breve dándolo todo para pelear por los nuevos objetivos.

Os cuento cómo va todo en la próxima entrada del blog, después de la subida de Novelda.
Disfrutad del inicio de vacaciones los que las tengáis y paciencia a los que todavía tenéis que esperar un poco a que lleguen.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario