domingo, 17 de enero de 2016

CAMINO AL MARATÓN DE BARCELONA: SEMANA 8

Por fin, sin tanta competición, fiestas etc. he podido cumplir una semana de entrenamiento normal, más acorde con lo que se espera de un planning de maratón, a menos de dos meses de la carrera, con casi 60kms. acumulados en las piernas. La Rotary-Inaer del pasado domingo dejó mis reservas de energía bajo mínimos, pero no quise fallar el lunes por la mañana a lo que había previsto.
 Para mi sorpresa, esa media hora de trote suave me recompuso y alivió ligeramente la sensación de pesadez que habían dejado en las piernas los 10km. de Elche de la pasada mañana.

El martes tocaba reencontrarse de nuevo con el Fartlek. No tenía los músculos cansados, como otros martes, por el gimnasio del lunes (no tocaban pesas después de competir el domingo), aunque las piernas acusaban todavía el esfuerzo de batir mi MMP.
Tocaba 10a y 3x(12c 2a) y aunque empecé bien, la velocidad fue bajando desde la segunda serie.

El cuerpo agradeció el descanso del miércoles pero no debió ser suficiente, pues el exigente entrenamiento del jueves , 25A + 5x2000 + 15A me dejó fuera de juego en la 3ª serie, totalmente KO, sin poder hacer más que retirarme a casa, sin completarlo. Por suerte o por desgracia el viernes fue imposible sacar tiempo para el gimnasio y los 30 minutos previstos, así que ese descanso extra vino muy bien para afrontar el fin de semana.
El sábado, entre trabajo y otros compromisos, no había otro hueco para entrenar que no fuera antes de entrar a trabajar, por lo que a las 7:00am ya estaba a la carrera para cumplir con los 40 minutos previstos. Hacía tiempo que no madrugaba para correr y debo decir que, a pesar del frío, disfruté de la carrera, viendo iluminarse poco a poco el día y observando la puesta en funcionamiento de la ciudad.

Y llegó el domingo y de nuevo, después de dos semanas, la tirada larga típica de los entrenamientos maratonianos. Esta semana, 2 horas a ritmo A los primeros 10 minutos, resto a ritmo B y los últimos 15 a ritmo C.
Decidí empezar desde San Blas aprovechando la comida familiar y subir hasta San Vicente para continuar luego hacia Santa Faz, de forma que cuando se cumpliera la primera hora de carrera aproximadamente volvería sobre mis pasos de nuevo hacia San Blas, deshaciendo el camino recorrido.

Los excesos del fin de semana pesaban en el estómago. Cuesta deshacerse de estos casi 2kgs extra que me dejaron de regalo las navidades y que se resisten a desaparecer, pues mi fuerza de voluntad en la mesa no es siempre la necesaria y me dejo llevar por los placeres de la buena cocina familiar.
Además, un molestísimo constipado hace que no respire demasiado bien y que las sensaciones corriendo con algo de frío sean bastante malas. Con todo, el camino hasta el área comercial de la Almajada no fue demasiado malo y me mantuve en los ritmos y pulsaciones previstos. Cuando tocó dar la vuelta, después de una hora de camino, fue cuando noté que iba algo más flojo de lo normal. El gel no me dio la energía esperada y volver en ligera cuesta arriba hasta San Vicente con el viento en contra me hizo sufrir algo más de lo esperado. Por suerte, una vez en la calle Alicante y bajando por la avenida de Novelda el descenso era suave y prolongado y pude recomponerme. A falta de 15 minutos para el final pude acelerar ligeramente y subir las pulsaciones a ritmo C, aunque las piernas no me movían todo lo rápido que quería. Me conformé con el ritmo que pude alcanzar, cercano a 4:50 (mi ritmo C en otras condiciones es más rápido, pero es lo que hay, me decía) y aguanté fuerte hasta San Blas.
Al parar el reloj salían unos 23kms y un ritmo medio de 5:08 aproximadamente. No había ido tan mal, después de todo, así que el balance general de la semana es bueno, aunque me duele haber fallado en mi primer entrenamiento de series, el jueves, después de tanto tiempo sin hacerlas.

El camino al maratón avanza sin pausa y ahora que empiezan las semanas con más carga de kms (mis dos próximos domingos son de, como poco, 130 minutos) habrá que ver de lo que soy capaz.
¿Hay, en lo deportivo, algo más emocionante, divertido, desafiante, que el planning para un maratón o el maratón en sí? Yo no puedo imaginarme nada igual ni un modo de vida que no incluya estos retos.
Como siempre, la semana que viene os cuento cómo va todo y qué tal va el avance del camino al maratón.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

2 comentarios:

  1. Eres pura motivación, y te vas a salir en Barna, y allí estaré para verlo crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeenoo Jajajaj hay mucho por entrenamiento aún por delante , ya veremos jajaj. Ojalá se nos dé bien a los dos. Vamos!!!!

      Eliminar