domingo, 31 de enero de 2016

CAMINO AL MARATÓN DE BARCELONA: SEMANA 10

¡Vamos!
Cuarenta días. A penas mes y medio por delante todavía y siguen cayendo las hojas del planning para Barcelona. En esta décima etapa del entrenamiento las piernas han empezado a notar la acumulación de kilómetros y ha habido dos días en los que he notado que la recuperación no era tan rápida como en semanas anteriores pero, en general, el balance sigue siendo positivo.

Calendario del Garmin. Cada marca verde es una carrera. Mes muy activo :)


  • LUNES: Gimnasio y carrera suave en el gimnasio.
    Como suele ocurrirme, si trabajo de mañana y además hago alguna hora de tarde, juntar después gimnasio y media hora de carrera me suele dar muchísima pereza. Me noté fuerte en las máquinas de piernas pero cuando dieron las 21:30 no tenía fuerza ni ánimo para salir a la calle, desde el gimnasio, a rodar media hora tranquilamente. Me propuse aguantar media hora corriendo en la cinta pero no llegué a los 15 minutos. El cuarto de hora que pude mantenerme encima de la máquina maldita se hizo eterno. Creo que para próximas ocasiones me llevaré ropa de abrigo y saldré a la calle.
  • MARTES: Fartlek.
    Algo menos exigente que otros martes. Fui más regular y tuve reserva de fuerzas en los últimos tramos rápidos.
  • JUEVES: Más cambios de ritmo.
    Después de 25 minutos de calentamiento debía repetir 15 veces un minuto y medio a ritmo D y recuperar 45 segundos. Después de estos quince bloques, un cuarto de hora de trote recuperador. Pensé que siendo tirones tan cortos no iba a ser complicado cumplir, pero me equivocaba. En la repetición 8 ya tenía los cuadriceps como piedras y veía como iba perdiendo velocidad poco a poco. Los cuatro últimos acelerones se hicieron larguísimos y, en el cuarto de hora restante, enfriando, notaba que aquello pasaría factura.
  • VIERNES: Gimnasio y carrera suave. Al igual que el lunes, bien en las máquinas (tren superior), y fallando de nuevo a la cita con los 30 minutos de trote suave. Por enésima vez, subía a la cinta para correr y me retiraba a los 15 minutos, harto y cansado del esfuerzo de la tarde anterior. Hacía tiempo que no tenía los músculos tan reventados después de un entrenamiento, aunque hubieran pasado 24 horas. Temía por el entrenamiento del día siguiente.
  • SÁBADO: 40 minutos a ritmo AB desde la Albufera hasta el Postiguet y vuelta. Aunque las piernas aún se quejaban del esfuerzo del jueves soportaron muy bien las cuestas de la Cantera y el corazón se mantuvo a pulsaciones algo más bajas de lo habitual. ¿Un solo entrenamiento echando el hígado y ya notaba mejoría en las pulsaciones dos días después? Habría que verlo el día siguiente...
  • DOMINGO: 2 horas 10 minutos progresivos. 10-15 minutos a ritmo A, resto a B y a quince minutos del final, subir a pulsaciones de ritmo C.
    Volví a elegir el circuito de San Blas - San Vicente - Mutxamel, aprovechando la comilona familiar, para entrenar por un recorrido diferente al habitual, por la playa, que es totalmente plano. Este circuito, más ameno que la ida y vuelta por el paseo de las playas, está lleno de falsos llanos que creo que pueden venir bien para Barcelona.
    Las piernas aún recordaban el esfuerzo del jueves pero no protestaban tanto. Aunque costó arrancar, en cuanto entré en calor me sentí cómodo y la llegada a San Vicente la hice sin mucho esfuerzo, notando que el corazón no se aceleraba tanto como otras veces en este recorrido. Cuando pasé el parque de Lo Torrent y comencé el camino de rotondas hacia Mutxamel me noté muy cómodo y sentí que seguramente iba a llegar bien al último cuarto de hora de entrenamiento. La vuelta desde Mutxamel a San Vicente se hizo algo pesada, al pasar por varios tramos en ligera cuesta arriba, pero una vez en la avenida de Alicante, el regreso a San Blas fue rápido, con buenas sensaciones.
    Calculé mal el tiempo y pasado el estadio Rico Pérez, casi llegando de nuevo a casa de mis padres, vi que todavía tenía unos diez minutos por delante al ritmo C que había cogido hacía poco. Decidí acabar el entrenamiento en las pistas que me vieron nacer como corredor popular hace poco más de 8 años, el circuito de tierra en el polideportivo del Monte Tossal, antiguo hipódromo de Alicante. Las piernas acusaban el esfuerzo de la tirada larga y se hacía difícil mantener el ritmo cardiaco en la zona C, pero intenté quedarme por debajo de 5m/km hasta el final.
    Cuando se cumplió el tiempo programado, 2:10, dejaba atrás poco más de 26kms, lo que significaba haber rodado, de media, a 5:01m/km aproximadamente.
    No terminaba tan fresco como otras veces, pues las piernas creo que no acababan de recuperarse del esfuerzo del jueves y de todo lo que llevan encima desde que empecé a entrenar el maratón, pero suponía una ligera mejora respecto a la tirada larga de la semana pasada, en velocidad y pulsaciones, así que contento, en resumen.
Buena tirada larga :)

 Con el plannin de febrero ya en la mano, veo que este mes, como preveía, será el más duro. Hay más entrenamientos de series, habrá una tirada larga que seguro me lleva hasta los 28 kms y, a mitad de mes, el 14, el medio maratón de Orihuela para ponerme a prueba. Todo indica que debería poder rodarlo a 4:44 y, así, hacer MMP y bajar al fin de 1:40. El preparador me sugiere que busque menos de 1:39:00, pero ahora mismo, con el cansancio acumulado y sin ninguna prueba de velocidad durante tantos kilómetros no sé como reaccionarán las piernas.

El preparador, metiendo presión en el planning de este mes
Sí, un 10k reciente a 4:24 el mil, como el de Elche, me hace pensar que 20 segundos más lento por kilómetro podría correr 21kms, pero hace tanto que no compito una media (Almansa, si no me equivoco) que no acabo de estar seguro. Me fiaré de los datos y las opiniones externas (los amigos suelen tener más fe en mí que yo mismo, en esto de correr), que dicen que el objetivo es más que asumible.
Ya lo vaticinaba mi gran amigo Ramón (y compañero del viaje maratoniano a Barcelona) hace un par de años en un comentario en este blog:

Pues tenía razón :)
Con dos semanas por delante para comprobarlo y 6 en total, todavía, para el gran día, esto sigue avanzando sin prisa pero sin pausa. A pesar de las dudas, estoy animado y con ganas de ponerme aprueba.

Os cuento cómo va todo, como siempre, la semana que viene.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

2 comentarios:

  1. Vamoooooos Jordi, que puedes, en dos semanas andrás descansado de kilómetros, y lo mejor, yo estaré allí para verlo y celebrarlooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf... Qué nervios Ramón! Si sale bien estaré encantado de darte la razón e invitarte a algo allí para celebrarlo con el resto del grupo que nos vamos a juntar. Vamosss!!!!

      Eliminar