sábado, 21 de noviembre de 2015

CAMINO AL MARATÓN DE BARCELONA: SEMANA 0

Otra vez, y van cuatro con este, llega el momento de afrontar el entrenamiento específico de un maratón. 16 semanas por delante, antes de ponerme detrás de la línea de salida del maratón de Barcelona.
Como ya hice preparándome para Sevilla, este inicio del entrenamiento ha comenzado con una visita a la Clínica CEADE de Almoradí, para que Emigdio Ribera y su equipo me dieran el visto bueno para volver a iniciar la aventura que supone siempre prepararse para correr 42195 metros.
El resultado de la prueba de esfuerzo ha puesto sobre el papel lo que ya llevaba sintiendo hacía mucho tiempo. El corazón tarda más en acelerarse, aguanta mejor ritmos más rápidos que el año pasado y se recupera con más facilidad de esfuerzos prolongados. El pico de velocidad es más rápido, el porcentaje de grasa corporal disminuye respecto al 2014, al igual que el peso que muestra la báscula, estabilizado hace tiempo en unos 78kgs. aproximadamente. Todo son buenas señales y mejoría.

Ya llevo un par de semanas acumulando más kilómetros de lo habitual, con salidas los domingos de 90 y 100 minutos en progresión, además de los días habituales de cambios de ritmo y gimnasio acompañado de salidas suaves. Me noto fuerte moviendo más peso en las máquinas, excepto en el tren superior, donde todavía hay mucho por hacer (las huellas de 15 años de sobrepeso y sedentarismo no desaparecen así como así) En la carrera, incluso con las piernas cargadas, hay puntas de velocidad impensables hace unos meses, y soy capaz de aguantar un ritmo bastante más fuerte de lo habitual bastantes minutos.

Con la moral y la motivación por las nubes, solo falta que el próximo domingo día 29 salga un buen 10000 en Benidorm que deje atrás, espero que al menos por un minuto, mi mejor marca en esta distancia, para empezar con buen pie la durísima preparación que requiere cumplir con el objetivo de este año.
En otras ocasiones he especulado, he hecho suposiciones, nunca he tenido claro el tiempo final que quería conseguir en el maratón. Esta vez lo tengo claro y me voy a mojar: el tiempo real de esta carrera no debería exceder las 3 horas y 45 minutos. Sí, bajar de las 3:55 de Sevilla o simplemente bajar de 3:50 sería un éxito igualmente, pero creo que ese tiempo ya lo tenía en las piernas en febrero, aunque saliera una carrera no tan buena como esperaba, tal vez por no saber descansar bien las 2 últimas semanas. Este 2016 no se me escapa el hachazo a la marca personal.

En esta ocasión, y a falta de confirmar nuevas incorporaciones, me acompañará a la Ciudad Condal mi gran amigo Ramón, que después de sus 3:15 en Valencia seguro que podrá repetir o mejorar ese tiempazo en Barcelona. Ya está pagada la inscripción, reservado el hotel y, en breve, reservados los billetes de tren. La maquinaria está en marcha.

Con muchas ganas ya de estar aquí, salida y meta del maratón


Dejo en funcionamiento en la columna derecha del blog una cuenta atrás para el gran día y os invito, como hice en anteriores maratones, a seguirme semana a semana en el blog, donde iré publicando los avances y retrocesos, alegrías y penas, subidas y bajadas de moral, acumulación y descarga de kilómetros...todo lo que conlleva, en resumen, prepararse para la más grande de las carreras sobre asfalto: el MARATÓN. ¿Me acompañáis?

Gracias por estar ahí.
Saludos.

2 comentarios:

  1. Vamooooooossss! 3h45' es un buen reto, aunque.... Ahí lo dejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ¿qué quieres decir? Go! "buen reto"... lo dices como si no fuera nada...Ojalá tenga que darte la razón en marzo y lo deje muyyyyyyyyyy atrás ;)

      Eliminar