lunes, 23 de marzo de 2015

CAMINO A MADRID 2015: SEMANAS 1 A LA 3. CARRERA POPULAR BENIJÓFAR Y MEDIO MARATÓN ELCHE

Casi sin tiempo de recuperación, sin muchos días para asimilar el entrenamiento para Sevilla y el maratón del pasado día 22 de febrero, ya estoy de nuevo con la cabeza puesta en el siguiente reto, el maratón de Madrid.
El planning de estas tres primeras semanas no ha sido muy exigente hasta el momento. Salidas de 10 kms como máximo a ritmo cómodo y un par de Fartleks en los que apenas he podido cumplir con las velocidades exigidas y, además, he notado cómo el corazón se acelera mucho más de lo esperado.
Reconozco que me he vuelto menos exigente en la dieta y que esto ha hecho que me meta en el cuerpo 1kg y medio aproximadamente. Supongo que la falta de disciplina en la mesa unida al cansancio acumulado del entrenamiento para Sevilla y el maratón han hecho que no esté en mi mejor momento físico ahora mismo. Esto lo he notado, especialmente, en las dos últimas carreras en las que he participado y os cuento a continuación.

CARRERA POPULAR BENIJÓFAR

El 8 de marzo madrugué para juntarme con mi hermana Irene, Raquel, Pepelu y Raúl en la cuarta edición de esta carrera de la Vega Baja. Apenas 7.5kms que había que tomarse con calma y correr con cabeza, pues ya me habían advertido de las dos subidas que me iba a encontrar.
La salida se daba cuesta arriba, para que el cuerpo fuera haciéndose a la idea de las subidas que estaban por llegar.

Autofoto en el pelotón de salida con mi compañera de Urbans, Rocío
Primeros metros de la carrera


No me sentía especialmente en forma, pero quería ver hasta dónde podían llegar las fuerzas. Así, conseguí sacar el primer kilómetro por debajo de 4:30m/km y dejándome llevar cuesta abajo por una larga avenida y  después de adelantar a mi hermana, el segundo kilómetro pasó también muy rápido (demasiado), a 3:57m/km.


Ya a las afueras del pueblo, bordeando el Segura y en un terreno más llano, por caminos de tierra compacta, notaba que costaría mantenerme a 4:30. Mantuve el ritmo hasta el km.5, por caminos alejados del pueblo, cerca de casas de campo, y pensando en todo momento en la vuelta al centro de Benijófar y las 2 subidas, breves pero intensas,que tenía por delante.



Aunque llevaba varios minutos intentando ignorarlo, la vejiga no podía más. Me detuve en un lateral, entre arbustos, y volví a la carrera lo más rápido que pude. No supuso una gran pérdida de tiempo, pero lo que no había perdido en esta parada, lo perdí subiendo por las famosas cuestas del pueblo.
Los dos últimos kilómetros no pudieron bajar de 5:20, y crucé la meta en 35:01 oficial, 34:52 reales,  208 de 616 en la general y 47 de 83 en mi categoría. A mitad de tabla, pero con la sensación de haber flojeado demasiado al final en una carrera corta. Contaba con poderla haber corrido a una media de 4:30, pero las cuestas y el exceso de confianza en los primeros kilómetros, muy rápidos, pasaron factura al final.


 Mi hermana subía al podio de nuevo, Pepelu hacía carrerón, para no perder las costumbres, y Raquel, a la que había visto en la avenida sufriendo por dolor en una pierna, entraba en unos excelentes 38:41, 7ª de su categoría, a pesar del dolor que sufrió en la carrera. Raúl también terminaba muy bien, cada vez más cerca de un ritmo de competición inferior a 5m/km.
Una bolsa del corredor magnífica con un avituallamiento excelente, unidos a la buena compañía (un placer conocer al gran Mike Portugués, un crack), hacían que abandonáramos Benijófar contentos, a pesar de la ligera decepción que sentía por no haber podido dar más en una carrera para repetir, por el tipo de circuito y por lo exigente de las 2 cuestas.




 MEDIO MARATÓN DE ELCHE

Por fin, 6 años después de mi primera y única participación en esta carrera, volvía al medio maratón de Elche, acompañado esta vez de todo el equipo de Urbans.
La sensación de flojera de toda la semana previa a la carrera no mejoró la mañana del medio maratón.
Chema compartió su coche con JJ, Raquel y conmigo y poco antes de las 9 ya estábamos en Elche y nos reuníamos con el resto del equipo.

Foto de equipo

Sorpresa, encontrando una foto en la que salgo, en la revista de la carrera

 No me sentía con fuerzas para ir a por mejor marca personal y antes de la carrera pensaba que ya sería todo un éxito estar cerca de la hora cuarenta y cinco. Por suerte, un magnífico grupo de Urbans, Chema, Salva y Pere, tenían pensado ir a 5m/km aproximádamente al menos hasta la mitad de la carrera, así que podría correr al ritmo deseado y encima acompañado de grandes amigos y compañeros de equipo.
 No nos quedamos muy atrás en el inicio de la carrera y no nos costó mucho empezar a rodar cómodamente al ritmo que queríamos. Los primeros kilómetros, si la memoria no me falla, compartían parte del trazado del 10k de Elche de enero, que supuso mi MMP en esa distancia. Hoy, sin embargo, no notaba que fuera un día de records.

Gran grupo, de izda. a dcha: Pere, Salva y Chema
 Aunque el ritmo no era elevado y nos íbamos dando relevos entre los cuatro, yo no acababa de sentirme cómodo.
El circuito, plagado de falsos llanos y nada aburrido, invitaba a dejarse llevar en cuanto alcanzabas una bajada suave, pero sabía que no era mi día. Pere conocía mejor que ninguno de nosotros la carrera y nos iba avisando del perfil que nos íbamos a ir encontrando según avanzábamos.
Salva no había pasado una buena noche y corría en silencio, algo realmente raro en él y síntoma de que no tenía una buena mañana. Chema corría con una regularidad asombrosa que permitió mantener al grupo en el ritmo objetivo al menos hasta el km.10. La subida por el primer puente se cobró la primera víctima en nuestro pelotón. Salva se quedaba atrás y seguíamos sin él casi sin darnos cuenta de en qué momento causó baja.
Yo comenzaba a no sentirme cómodo intentando seguir a Chema y Pere y en el kilómetro 12 aproximadamente, después de una larga bajada, les dije que no podía mantenerme a su ritmo y que acabaría como pudiera, al mío.

Poco después miré el reloj y me di cuenta de que no era yo el que había aflojado la marcha, sino que ellos habían acelerado, poniendo un ritmo infernal que yo no pude seguir. Más tranquilo, viendo que realmente yo seguía siendo regular en 5m/km, continué la carrera en solitario, intentando tomármela como un entrenamiento más, acumulando kms. para el maratón de Madrid.
El circuito no dejaba de ofrecer suaves subidas y bajadas, casi inapreciables, y zonas muy concurridas con muchos espectadores animando junto a otras casi sin público y ya notaba que me iba a costar mantenerme a 5m/km y que iba a estar por encima de 1:45 al final.

Pasado el km.15 sentía que ya era difícil ser regular y no aflojar  y cuando llegué al 17 no pude mantener el ritmo y bajé hasta 5:30m/km. Puede que físicamente no fuera tan mal como pensaba, pero en ese momento la cabeza empezó a jugarme una mala pasada. Pensaba que si me notaba flojo incluso a un ritmo tan suave, en el km. 17, ¿qué podría pasar en el maratón de Madrid? Anímicamente pasé el peor momento de la carrera y se me hicieron muy largos los siguientes kilómetros. En el 19 me animé un poco, porque veía que ya estaba cerca la meta y poco a poco dejaba la zona más solitaria del circuito, pero no mejoré mucho la velocidad.
Cuando vi en el suelo la marca de los 20kms, ahora sí, conseguí animarme y el cuerpo respondío, por fin. Volvía a echarme medio maratón a las piernas, no iba a estar por encima de 1:50 como llegué a pensar en el momento de "crisis" un par de kms atrás, y las calles cada vez más animadas hacían fácil echar el resto, dejarse llevar. Este último kilómetro volví a disfrutar de la carrera y esto se notó en el tiempo que tardé en recorrerlo, 4:50 aproximádamente, y permitió que cruzara la meta, al fin, en 1:48:27, 1:47:04 reales, 1389 de 2909 en la general y 346 de 600 en mi categoría. En la media y aparentemente sin lesión, y con fuerzas. Las sensaciones, muy buenas, al final.

Llegando a la meta
 JJ había volado y entraba en 1:23,Chema había entrado 3 minutos antes que yo, haciendo la gran carrera que sabíamos que haría, Pere batió su récord entrando poco después que Chema y Salva, del que llegué a pensar que había abandonado, entró 6 o 7 minutos después que yo, algo decaído pero cumpliendo con el kilometráje a pesar de estar flojísimo físicamente por la mala noche anterior.
Raquel, por su parte, volvía a meterse en el cuerpo otra media aunque la molestias de Benijófar volvían a aparecer. Todos contentos, cada uno con sus objetivos.

Ahora toca continuar con el planning para Madrid. Aunque os comentaba que no parecía haber lesión, la rodilla derecha no para de quejarse desde Sevilla. Parecía que poco a poco iba desapareciendo la molestia pero después de la media de ayer vuelve a quejarse. Espero que con un par de días de descanso todo vuelva a la normalidad.
Voy a retomar la dieta con disciplina. No me puedo permitir, con mi altura y complexión, darle carga extra a las articulaciones ganando peso.
De aquí a Madrid, pocas competiciones y, las que hay, Pujada al Castell de Cocentaina (si las lesiones respetan) y La nit de Les Ermites de Ibi, a tomarlas con calma y sin excesos, disfrutando del recorrido sin pensar en tiempos.
Hay mucho por hacer y la carga de kilómetros para el maratón está muy cerca de su fase más intensa, así que, calma, cabeza fría, y a por todas.

Gracias por estar ahí, como siempre.
Saludos.

PD: Acabo de darme cuenta que el blog hace más de un mes que cumplió 3 años. Gracias a todos los que que os pasáis por aquí y os interesáis por mis andanzas deportivas. Un abrazo a todos :)

1 comentario:

  1. Te has hecho un publish man, vaya tela. En serio, enhorabuena,estas marcas hace poco significarían victorias para ti, relativiza y a por Madrid

    ResponderEliminar