lunes, 16 de febrero de 2015

CAMINO A SEVILLA 2015: ÚLTIMA SEMANA

Por fin llego a la recta final del largo camino iniciado a finales del año pasado. Seis días me separan de la gran cita. Cuatro, para iniciar el viaje a Sevilla con Rafa, y comprobar el resultado de los entrenamientos de los últimos meses.
 
Esta última semana, como os contaba en la última entrada del blog, ha tenido menos carga de kilómetros pero no ha perdonado en intensidad. Los entrenamientos mantenían el mismo esquema que las últimas semanas, independientemente de su kilometraje: Primeros kms. a ritmo ligero y la última mitad "apretando" casi al máximo. Por suerte, he podido estar muy cerca de lo que exigía el planning, pudiendo mantener un ritmo de carrera alto en las últimas mitades de las salidas más largas, que no han pasado de 14 kilómetros. Necesitaba sentirme bien, notarme fuerte en los últimos metros de los entrenamientos, para recuperar algo de la confianza perdida en las semanas pasadas y haberme notado bien al acabar las últimas salidas me ha dado una última inyección de moral.

Ahora el trabajo ya está hecho. Sólo queda cuidarse un poco estos días, tener suerte y esperar que no haya ningún resfriado inesperado por una más que probable bajada de defensas debida al cansancio acumulado, y recuperar las piernas, con pocas salidas y pocos kilómetros. La visita al fisio este martes debería ayudar, en este sentido.

Aunque tengo toda la semana por delante, no puedo evitar sentir ya los nervios previos a la carrera. Sí, después de Valencia 2013 ya sé lo que es acabar un maratón, cruzar la meta después de 42kms, sentir de cerca el mazazo del famoso "muro" después de los 30 kilómetros, pero no puedo evitar sentirme tan novato como hace dos años. El esfuerzo me parece tan brutal, la cantidad de kilómetros por correr tan elevada...

Esto es lo que nos espera en Sevilla
No dejo de repetirme que he cumplido, que el trabajo acumulado debe dar sus frutos este domingo y que más delgado y fuerte, más en forma, en general, que en Valencia, todo debe salir bien el próximo día 22.
Sin obsesionarme con el tiempo final,  confieso que, a diferencia de Valencia'13, en esta ocasión sí que tengo tiempos en la cabeza. Acabar ya será todo un éxito, como cualquier maratón, pero admito que si acabara por debajo de 3:50:00, cerca de 3:45, lo que supondría ir en el mejor de los casos a 5:20m/km de media o a 5:26 en el "peor", consideraría la carrera y la preparación todo un éxito. Las 4:02:00 de Valencia deberían quedar muy lejos en este maratón.

¿Responderá el cuerpo al esfuerzo titánico de un maratón?¿Darán resultado tantas semanas seguidas de esfuerzo? ¿Respetarán las lesiones? ¿Habrá "muro"?
Cuento las horas, los minutos, los segundos, que me separan de la ansiada meta en Sevilla, y tengo presentes, en mi cabeza, todas vuestras palabras de ánimo y apoyo. Me acordaré muchísimo de tod@s cuando esté cerca de la meta y cuando, ojalá, esté escribiendo el borrador de una crónica que narre un maratón exitoso.

El estadio de la Cartuja, meta del maratón, me espera el próximo domingo.

Espero contaros que todo ha ido según lo previsto en la próxima entrada del blog, la semana que viene. ¡A por todas Rafa!
Gracias por estar ahí.
Saludos.

4 comentarios:

  1. Mucha suerte, como bien dices, la faena la tienes hecha, ahora cabeza y a muerteeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gal, los ánimos en estos días se agradecen muchísimo. Me acordaré mucho de todos en Sevilla.

      Eliminar
  2. Sevilla es tuya guapo, el esfuerzo está más que hecho. Ahora lo que te toca es creértelo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que tienes mucho que ver en la buena preparación de esta carrera ;) :-*

      Eliminar