lunes, 19 de enero de 2015

CAMINO A SEVILLA 2015: SEMANA 10 - MEDIO MARATÓN INTERNACIONAL SANTA POLA 2015


Esta semana la carga del entrenamiento ha sido ligéramente menor que las anteriores. Un par de salidas de 11 o 12 kms en progresión, la primera bastante bien y la segunda sin fuerzas y dejándome con dudas sobre mis posibilidades el domingo en el medio maratón de Santa Pola. Después de estirar las piernas el sábado unos 4-5 kms para estar preparado para el domingo, el trabajo ya estaba hecho. Notaba aún el esfuerzo de la semana pasada en Elche, así que me conformaba con no empeorar mi tiempo de Aspe y poder estar al final en 1:43.


El domingo amanecía frío pero sin lluvia ni viento y me dirigí a Santa Pola a las 8:00 de la mañana con Ana, Jose y Raquel. Una vez allí nos reunimos con el resto de Urbans (creo que faltaron muy pocos) y después de compartir los nervios y el mar de sensaciones previos a la carrera, estreno en medio maratón para muchos, y hacer las fotos de rigor con ellos y el resto de amigos, algo de calentamiento y a la salida.


Había coincidido brevemente con Rafa antes de llegar a mi cajón y esperaba poder rodar con él para ver si era capaz de acercarme a 1:40, pero finalmente lo perdí y decidí empezar con el grupo de Urbans formado por Antonio Patón, Rafa, Chema y Jordi, que iban a rodar para 1:45, en principio.

El ambiente de la salida, como sucede siempre en esta carrera, festivo, haciendo crecer por momentos las ganas de salir disparado a darlo todo, aunque no me notaba (qué equivocado estaba...) en mi mejor día.
La música de todos los años acompañaba a los petardos aéreos que indicaban el inicio de la carrera.
Intenté seguir a Patón y Jordi que, dentro del grupo, parecía que iban algo más rápido, tal vez buscando 1:40 o algo menos.
No tardé en volver a quedarme con el resto del grupo, acompañando a Rafa y a Chema. No quería acelerar demasiado y pagarlo al final sufriendo para estar cerca de 1:45.

Los primeros kilómetros avanzaron con comodidad. Podía hablar cómodamente con Chema y el ritmo se mantenía cercano a 4:50. El km.1 no había sido tan lento como podría haber esperado con tanto corredor (más de 8000) tomando la salida y el tiempo real y el oficial al final apenas se separaban 2 minutos.

Coincidí brevemente, desvirtualizándola por fin, con la "cyberstar" de Instagram y Twitter @runneralicantina, que iba cómoda camino a 1:45 (la animé a acelerar, pues viendo cómo entrena últimamente seguro que podía ir a por mucho más) pero no tardé en dejarla atrás. Me empezaba a notar cómodo y no quería perder de vista el grupo de Urbans en el que estaba.



Después del km 8 noté que estaba siendo demasiado precavido. El ritmo medio estaba demasiado cercano a 5m/km y sentía que podía dar mucho más. Decidí jugármela. Empecé a acelerar poco a poco y fui dejando cada vez más lejos a Chema y a Rafa.

Sabía que poco después del km 10 giraríamos y subiríamos la única cuesta del circuito y que después los kilómetros pasarían cómododamente, muchos en un casi inapreciable descenso.
Cuando terminé de subir esta rampa ya lo tenía claro: había que darlo todo.
Desde ese momento  la velocidad media empezó a subir. Aparecían varios kilómetros por encima de 4:40, no notaba cansancio aunque el corazón iba bastante acelerado y mi confianza iba en aumento.

Había usado el avituallamiento de después del km.10 para tomar un gel y beber y el estómago no se quejaba en absoluto.
Concentradísimo, apenas me di cuenta del trayecto entre el km 12 y el 18. Las buenas sensaciones, el público, la animación y la música... Solía mirar la velocidad media, pero no el tiempo total.
Al paso por el arco del km. 18 miré mi reloj y el crono oficial. Confirmé que la diferencia entre ambos, tiempo oficial y real, era de 2 minutos y empecé a intuir que la mejor marca personal estaba a mano.
Ahora sí, las piernas empezaban a acusar el esfuerzo de los kilómetros anteriores, pero mi cabeza tenía en ese momento la fuerza que empezaba a faltarle a los músculos.

Como todos los años en esta carrera, la vuelta desde el km 17 hasta la meta era muy pesada y monótona, pero al pasar el arco del 18 y ver la MMP tan cerca me olvidé de todo y no perdí la concentración. 2 kms a menos de 4:30 y tal vez bajaría (¡quién me lo iba a decir!) de 1:40 en el tiempo real.

Conseguí correr el 19 y el 20 a 4:27 y 4:23m/km, siendo los kilómetros más rápidos de la carrera. El arco de meta estaba a 100 metros y ya veía el tiempo real. Iba a acabar muy cerca de 1:42:00, consiguiendo que la marca oficial fuera también MMP. Me dije que no miraría el reloj hasta haber pasado la meta.



No podía creermelo, cuando por fin crucé la meta en 1:42:16, y mi sorpresa era mayor aún cuando miré mi reloj y vi el tiempo real: ¡¡1:40:17!! ¡A segundos de bajar de 1:40!
Respecto a la clasificación, contento también: Posición 2597 de 8204 en la general y 708 de 1744 en mi categoría.


Ese del centro, con los brazos en alto, en éxtasis, soy yo :)

A esta alegría se unió ver allí mismo, a pocos metros, a Rafa, al que me abracé inmediatamente, compartiendo de nuevo con él un nuevo record.
El trayecto de la meta a la zona de avituallamiento lo pasé en una nube, asimilando lo que acababa de dejar 21kms atrás. Vi a Ramón, que también hacía un tiempazo, y traté de recuperar un poco el tiempo que había perdido de estar con ellos esa mañana, al no poder estar en el clásico desayuno que solemos hacer en esta carrera todos los años.


Seguían llegando amigos y compañeros de Urbans. Por ahí estaban ya Chema y el grupo que dejé atrás en el km.9, muy contentos con su marca (mil gracias por los ánimos Chema). También aparecía por allí mi hermana, logrando una mejor marca personal en medio maratón sin preparación específica para la prueba (brutal, hermana, eres muy grande) y poco después Raquel, que completaba un brillante estreno en medio maratón y me regalaba nada más acabar su hazaña un momento post-carrera impagable, que guardaré bien en la memoria a buen recaudo (tú sabes bien de qué estoy hablando ;) )









Las felicitaciones y fotos con los amigos se sucedían casi sin pausa y creo que no fue hasta la hora de la comida, en San Vicente, con los amigos de Urbans, cuando empecé a asimilar realmente el carrerón de aquella mañana y lo que significaba.



Tercera mejor marca personal conseguida por tercera vez consecutiva. Será la dieta, el entrenamiento planificado, la motivación... No podría encontrarme mejor.
La progresión en la que estoy inmerso desde hace un mes y medio aproximadamente no parece tener fin. Creo que estoy llegando al límite ahora mismo, y que una mejoría tan significativa como la actual tardará en volver a llegar, pero viendo que me sorprendo a mí  mismo carrera a carrera, entrenamiento tras entrenamiento, ¿quién sabe realmente dónde está mi límite ahora mismo?

Empieza una semana dura, siguiendo con el planning para el maratón de Sevilla, con la primera tirada de más de 21kms y salidas en progresión de más de 12, pero tengo muchísimas ganas. Además, me he apuntado al gran Cross Gimenez Ganga de Sax el sábado, como entrenamiento (no lo niego, saldré a por mejor marca, de nuevo, ¡no puedo parar!)

Como siempre, os cuento cómo va todo en la próxima entrada del blog.
Gracias por estar ahí.
Saludos.

8 comentarios:

  1. Felicidades, muy buena crónica, campeón

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Ya sabes que tienes gran parte de "culpa" de este subidón moral y físico ;)

      Eliminar
  3. Te equivocas, andas lejos de tu límite, eres un puto crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá Ramón! Aún me cuesta creérmelo :)

      Eliminar
  4. Felicidades y a por el próximo reto ;) el sub 1,40 está cerca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita a mi blog. Ojalá caiga en Orihuela :) saludos

      Eliminar