domingo, 7 de diciembre de 2014

CAMINO A SEVILLA 2015: SEMANA 4 - XII CROSS URBANO REAL VILLA DEGUARDAMAR

El entrenamiento sigue avanzando y casi sin darme cuenta ya he cumplido un mes del planning. Aunque hace poco tenía dudas sobre mis progresos, más allá de la pérdida de peso, esta semana creo que se confirma la mejoría de mi condición física.

Como en las semanas anteriores, de lunes a viernes el entrenamiento no ha cambiado demasiado. Salida cómoda de 12kms el martes, gimnasio lunes y miércoles para empezar a ganar algo de masa muscular, con menos repeticiones y más peso en los ejercicios y Fartlek el jueves.
Sobre este entrenamiento de cambios de ritmos tengo que decir que sigo notando poco a poco la mejoría. El corazón resiste mejor los empujes de los tramos rápidos y he llegado a oir al pulsómetro pedir más "guerra" en algún momento, ya que el esfuerzo se quedaba por debajo del rango de pulsaciones exigido, aunque iba unos segundos más rápido, comparado con otras semanas. La recuperación también era más que aceptable, así que con estas buenas sensaciones descansé el viernes y llegué al sábado preparado, muy animado y confiado en lo que podía hacer en el cross de Guardamar que corría esa tarde con Rafa, Mª José, Serafín, Pili y su hermano, que se estrenó a lo grande en esta carrera.



Aunque llegamos con tiempo, la charla, el café y las fotos hicieron que fueramos a la línea de salida en el último momento, sin calentar ni estirar, algo que parecía muy necesario por el viento y el frío de esa tarde-noche en Guardamar.

Rafa, Serafín y su cuñado, Pili y MªJosé
 
Autofotos antes de empezar

Tenía en mente intentar correr a 4:35m/km. como máximo, recordando la experiencia de los 5kms de Orihuela. Salgo mal situado, demasiado lejos del centro del pelotón. En el primer kilómetro sufro para conseguir un ritmo cómodo y no dejo de pensar que la carrera es corta y que el primer mil no debería ser lento si quiero acabar bien, haciendo como mínimo el mismo tiempo del año pasado. A pesar de los golpes que dí y recibí en el inicio de la carrera conseguí completar el primer kilómetro en algo menos de cinco minutos. A partir de este momento ya comenzaba a correr cómodo, sin chocar con otros corredores, y aprovechando un tramo en suave descenso acelero el ritmo intentando compensar el primer kilómetro.

Las piernas responden sin esfuerzo, las pulsaciones son altas pero no para preocuparse por el momento y, con la emoción del inicio de la carrera, paso por el kilómetro 2 muy rápido, a menos de 4:10. En otras carreras y en otro estado de forma me habría asustado y habría pensado que se me había ido (oootra vez...) de las manos el arranque de la carrera, pero en esta ocasión la sensación es muy distinta. Noto que he acelerado demasiado pero me siento con fuerzas, para nada agobiado. Decido bajar hasta 4:30 el ritmo, acordándome del año pasado, de las cuestas que están por venir.

Suaves subidas y bajadas durante toda la carrera
Alternamos tramos llanos con zonas de ligeras subidas (las recordaba mucho más duras) y completo la primera vuelta muy rápido, más de lo que esperaba, pasando los kilómetros a 4:30 de media, aproximadamente.

Primer paso por el arco de llegada
 La comilona del mediodía empieza a molestar en la boca del estómago y me empieza a preocupar que estropee lo que parece que va a ser una buena carrera. Me aguanto y aunque en alguna subida aflojo un poco el ritmo, he decidido lanzarme a por todas y no bajarme de los 4:30 de media. Me permito un pequeño respiro en la penúltima subida suave, pues sé que la bajada es lo suficientemente larga como para recuperar y me noto fuerte y animado. Las piernas van solas y pienso que podría aguantar un ritmo 5-10 segundos más rápido, pero no quiero complicarme el final de la carrera. Cada paso por los puntos kilométricos confirma que el fartlek de los miércoles, la bajada de peso y el gimnasio empiezan a hacer efecto y no es dificil mantenerse a veces por debajo de 4:30m/km de ritmo medio.

Encarando el último km y medio de la carrera, de un total de 7.5kms. aproximadamente, veo que mejoraré el tiempo del año pasado y aunque queda una última subida ya no pienso en frenar. Subo fuerte y animado el último repecho, recordando que los últimos metros ya son llanos o en suave descenso y finalmente cruzo la meta en 33:50,  33:13 reales, lo que supone una media por kilómetro de 4:29 y quedar el 369 de 1166 en la general y el 79 de 187 en mi categoría, además de una mejora de 3 minutos respecto a mi tiempo del año pasado.
Serafín termina acompañando en su estreno a su cuñado a menos de 5m/km, Pili acaba con mejores sensaciones que el año pasado y Rafa entra también con MªJosé, que incluso con el resfriado que arrastra acaba con mejores sensaciones que el año pasado. Carrera para repetir año tras año.

La recuperación mientras recojo la bolsa del corredor, con una chaqueta Joma que se agradece a esas horas, es rápida. Me noto con fuerzas y muy animado. Creo que podría haber aguantado el ritmo de carrera 2.5kms más perfectamente, lo que habría supuesto un 10k por debajo de 45 minutos, "reventando" mi mejor tiempo en esta distancia. La mejoría empieza a notarse y el haberme estabilizado por debajo de los 79,5kgs (el objetivo es 78,5 aproximádamente) también ayuda muchísimo, reduciendo la carga de las rodillas. Las sensaciones son muy buenas y todo apunta a un segundo mes de entrenamiento muy prometedor.

Cena más que merecida en Guardamar
Esta 5ª semana que empieza no varía respecto al mes pasado. Dos salidas de 10-12 kms suaves martes y sábado, Fartlek "nuevo" y más duro el miércoles, con los tramos rápidos más largos que hasta ahora y menos recuperación entre ellos, gimnasio lunes y miércoles y tirada larga el domingo, 18kms, cumpliendo en total unos 60kms semanales.

La próxima competición será la media de Aspe el 21. El día anterior el planning tiene una salida suave de 10kms, así que no sé en qué estado llegaré para competir. Aunque el preparador me comentó que me lo tomara con calma, después de lo bien que me he sentido en Guardamar no puedo evitar pensar en mejor marca personal, a pesar del desnivel de esta media. Intentaré contenerme y seguir cumpliendo el programa.

La confianza y las fuerza van en aumento,poco a poco, y empiezo a creerme "de verdad" que en febrero puede salir una buena carrera en Sevilla. Sí, es pronto todavía, pero dejadme que sueñe un poco...

Os cuento cómo va todo la semana que viene.
Gracias, como siempre, por estar ahí.
Saludos.


4 comentarios:

  1. Puñetero keniata, y esto es sólo el principio, vaya tela..
    P.D:Si que se te ve falco cebrón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensaba que 4-5kgs se fueran a notar tanto, la verdad jajaja Pero es verdad que si comparo con fotos de septiembre,por ejemplo,en la cara se nota un poco, sí. Notar la mejoría a principio de diciembre y pensar que aún hay muchos días por delante me anima. Por otro lado, partía de un estado de forma que permite mucha mejora jajaja. No te queda "ni ná" por aguantar que te de la brasa con la preparación de esto, Ramón jaja

      Eliminar
  2. Suerte en el largo camino que queda para la Maratón de Sevilla. Fuerza y paciencia! Nos vemos por la Maratón. Nos leemos ;-)

    http://objetivosevilla15.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nacho :) Todavía hay mucho camino por delante, pero llegaremos y triunfaremos! :-D

      Eliminar