domingo, 15 de junio de 2014

IV SERRA GROSSA TRAIL - 2014


El pasado fin de semana tocaba repetir por segundo año consecutivo la carrera que organiza 15 cumbres por Serra Grossa. Este año han podido alargar el circuito y, como vi después, aumentar la dureza de la carrera, pasando de casi 8kms a 10.
Coincidía en esta ocasión con Juanan, que conseguía hacer un hueco en su apretada agenda familiar y participar en una carrera oficial.

Con Juanan, antes de la salida

Nos encontrábamos en la salida con mucho tiempo de antelación, para calentar con calma. No contaba con poder llegar con tanto tiempo de sobra y había recogido el día anterior el dorsal en la tienda Running Team de Alicante, algo que resultó ser inútil, pues tuve que hacer igualmente cola para recoger el chip y la bolsa del corredor antes del comienzo de la carrera. Despiste de la organización, supongo.
Ya durante el calentamiento con Juanan, suave, cuesta arriba y cuesta abajo, notaba que no era mi día. Al menos Alicante había amanecido completamente nublada y este año, a diferencia del anterior,la temperatura no parecía ser un problema añadido a la sorprendente dificultad de un recorrido tan corto en un espacio tan reducido como la Serra Grossa y el cerro de San Julián, con no demasiados metros de altitud (otra cosa muy distinta era el desnivel acumulado y la forma de subir y bajar).

Después de las fotos antes de la salida y saludos a conocidos (un placer volver a coincidir con Correoret de foroatletismo y Pachi de Twitter) salimos disparados cuesta arriba a las 9:30.
Pierdo de vista rápidamente a Juanan, y tengo claro que no voy a seguirle. Me noto pesado, y conozco la subida inicial, en zigzag hasta una de las zonas más altas de la carrera.Mejor reservar.

No fuerzo el ritmo porque me temo (acerté) que el añadido de este año al circuito va a picar, y me conozco la zona, así que sé que no habrá ni un segundo de respiro.
Llego muy muy cansado al final de la primera subida y me cuesta mucho recuperar el aliento en uno de los pocos tramos llanos de la carrera.
 Rápidamente empieza una bajada muy pronunciada y estrecha que hace pensar que tal vez 500 inscritos son demasiados para esta carrera. Se forma un tapón larguísimo, imposible de superar, hasta que llegamos de nuevo a la parte baja de la montaña y nos encaminamos a la subida de San Julián.

Aquí mis piernas empiezan a ir justas de fuerzas. Camino en un par de senderos estrechos cuesta arriba y me siento impotente.¿tan pronto fallan las fuerzas? ¿Qué pasara en las próximas cuestas que sé que están por llegar? Con más sufrimiento de lo esperado llego a la cima del cerro y recupero un poco durante la bajada. Las vistas de la costa a nuestra derecha durante los siguientes metros ayudan a no desanimarse demasiado, pero no dejo de pensar en lo que está por llegar y me conozco, sé que no habrá fuerzas suficientes para subir sin parar. 
Con estos pensamientos en la cabeza llegamos de nuevo a otro tapón de la carrera. Una subida corta en la que casi es imprescindible apoyarse en la cuerda que ha dejado la organización para subir hace que el grupo en el que voy se detenga más de 5 minutos. Superado este obstáculo el pelotón se estira y seguimos subiendo. De nuevo, vuelvo a caminar, mas frecuentemente de lo que querría.

Llego al avituallamiento bastante desmotivado y justo de fuerzas, en apenas 5kms. Todavía faltaba la última bajada técnica que nos iba a dejar en la subida de asfalto y cemento en la cara del la sierra más cercana a la Albufera. Esta bajada, para mi sorpresa, la hago más rápido y confiado que el año pasado (mejores zapatillas y mas costumbre, supongo), pero no es suficiente para recuperar fuerzas para la última subida, durísima y más larga de lo que recordaba. De nuevo, toca caminar más de lo esperado y sufriendo muchísimo llego por fin de nuevo a la cima de la sierra. Ahora sólo queda un tramo llano y bajar por el mismo camino por el que empezó la carrera. Sé qué voy mal en la clasificación pero no me importa nada en ese momento. Aprovecho que se pasa de nuevo por el avituallamiento que dejamos atrás en el km.5 y vuelvo a parar a beber agua. Al fin comienza la última bajada. Es fácil, no hay apenas peligro de caída , así que bajó confiado aunque las fuerzas hace mucho que me abandonaron. 

Gran foto de Tragamillas, haciendo que parezca un gran "descendedor"


Cuando estoy cerca del colegio desde el que se dio la salida aparece Juanan, que ha terminado hace casi 15 minutos y me hace un par de fotos y me acompaña casi hasta la meta, obligándome un poco a no bajar el ritmo y animándole (mil gracias crack)

Foto cortesía de Juanan, cerca de la meta


Al final, cruzo la meta en 1:18:33, 310 de 413 en la clasificación general, 58 de 71 en mi categoría, terminando una de las carreras más flojas que recuerdo.

La no-dieta, la falta de descanso adecuado, entrenamiento mal planificado, una mezcla de estas 3 cosas... no sé. Tal vez un mal día, sin más.
Respecto a la carrera,no puedo dejar de comentar que me parece un acierto el añadido que permite completar un circuito de 10kms atractivo y exigente. Repetiré el año que viene, para "vengarme" de un resultado tan flojo.

Meta, al fin.


Recuperando fuerzas. Se agradecía el limón granizado en la meta.


Creo que después de les Xosses de Crevillent me voy a tomar unas pequeñas vacaciones deportivas, una semana tal vez, para despejarme un poco, descansar, y empezar a plantearme como será otoño, después de un verano en el que, en principio sólo participare en dos o tres carreras típicas de la época estival en Alicante (Novelda, Matola, Hondón-Aspe...). Esto, unido a la cercanía de las vacaciones de verano las 3 últimas semanas de julio, espero que me de fuerzas y nuevos ánimos para la próxima temporada.

Os cuento como va todo en la próxima entrada del blog.
Gracias por estar ahí. 
Saludos

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. No vas desencaminado. Es uno de los motivos principales,aunque no el único, creo. Después de verano me centraré en unas pocas carreras y objetivos concretos. Gracias por la visita compañero runner

      Eliminar
  2. Buena crónica!!!! Sabes al igual que yo que la grossa así como la ves engaña mucho ..pero no deja de ser encantadora.... Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gustavo. Como dices, engaña mucho pero es una zona muy buena para salir a entrenar si no te quieres desplazar muy lejos y pisar algo de monte. He echado un vistazo a tu blog. Me quedo un rato leyéndolo y, de paso, lo añado a la lista de blogs que sigo (la puedes ver a la derecha del blog si no estás viendo la versión móvil de la página). Saludos

    ResponderEliminar