lunes, 20 de enero de 2014

XXV MEDIA MARATÓN INTERNACIONAL DE SANTA POLA


Este fin de semana me reencontraba, después de casi un año, con la distancia del medio maratón. La preparación para 10k y el maratón de Valencia tuvieron prioridad desde la última media que corrí en el 2013 (Granja de Rocamora) así que este tipo de carreras las tenía algo olvidadas.

Los últimos entrenamientos, flojos, y mi discretísima participación en la montaña crevillentina la semana pasada no me hacían pensar en buenos resultados o sensaciones para mi vuelta al medio maratón en la prueba que elegí, la gran media de Santa Pola en su 25 aniversario. Qué equivocado estaba y qué pesimista puedo ser a veces...

Como en mis anteriores participaciones en esta carrera, madrugué muchísimo y junto a Rafa y Ramón nos dirigimos a Santa Pola a primera hora de la mañana. A las 8:00 ya habíamos aparcado muy cerca de la salida y tomábamos café en el bar de todos los años. Poco después se incorporaba a la reunión Agustín, siendo en total 4 skyrunners los participantes en la carrera.

Como de costumbre, las charlas previas a las carreras son de lo mejor de esta afición que tenemos, y entre risas se nos pasó el tiempo volando, sin darnos cuenta, y a falta de 1 hora ya estábamos cambiándonos para empezar a calentar un poco.

Equipazo: Rafa, yo, Agustín y Ramón


Por primera vez en 5 años (como poco, que yo recuerde), nos encontrábamos un día frío y lluvioso.
Decidí correr en manga corta, con calentadores para los brazos, guantes, braga y gafas y gorra para hacer menos molesta la fina lluvia que parecía querer acompañarnos toda la jornada.

Pocos minutos antes de la salida nos dividimos en los cajones que seleccionamos en la inscripción, de acuerdo con nuestros objetivos. Rafa, Ramón y Agustín se fueron a los cajones de 1:30 a 40 y 20 a 30. Yo, con la inmensa mayoría de corredores, ocupé el cajón de 1:40 en adelante.

Al llegar a la salida tan justo de tiempo me situé muy retrasado en cajón. Cuando, como todos los años, las tracas aéreas y la música de Strauss dieron la salida, tardé unos 3 minutos en pasar por la alfombrilla que registraba mi inicio de carrera.
Con récord de participación, más de 9000 corredores, el arranque fue un poco incómodo y el primer kilómetro lo hice esquivando continuamente corredores. Aún así, pasé por km.1 en 5:13.
Llegué con la intención de mantenerme a un ritmo de 5:10m/km, para estar cerca de 1:50:00 al final,así que di por bueno ese primer kilómetro y no aceleré mucho más.

Primeros kilómetros

Este primer paso por la zona de Playa Lisa y Gran Playa, primero hacia las montañas de sal y luego en dirección contraria, hacia Santa Pola del Este, lo hice controlando mucho la velocidad y con la sensación de que podría ir más rápido.
Me esforcé para no dejarme llevar por la emoción inicial de las carreras, ya que tengo muy malos recuerdos de esta prueba en las ediciones anteriores, con exceso de velocidad y confianza hasta el km.10 y mucho sufrimiento desde el 14, ya sin fuerzas, llegando a parar en ocasiones.

Por todo esto, aunque las sensaciones eran buenas, conseguí mantenerme estable en torno a los 5:00/ 5:10.
Entre los kilómetros 4 y 6 me saludó un corredor, que resultó ser Ricardo Zazo, compañero runner con el que había hablado en twitter durante mi preparación para Valencia y en los días previos a la media de Santa Pola, al que sólo conocía "virtualmente". No venía muy confiado, me dijo, en bajar de 1:55 y no tardó en dejarme seguir a mi ritmo (un placer compañero, y enhorabuena por esa MMP que conseguiste al final ¡buena remontada!)
Un codazo de un "educadísimo" corredor que no se disculpó paró la música y el Nike+ ,pero iba tan concentrado que por un momento pensé en no volver a activarlos, aunque poco después, sin parar de correr, me las ingenié para ponerlo todo en marcha, ya que la música me suele ayudar a pasar los baches psicológicos de las carreras y me gusta tener todos los datos de las carreras registrados en el teléfono.

El larguísimo tramo de costa, hasta el giro que coincide con la mitad de carrera, en la avenida de la Armada Española, se me hizo muy ameno. La lluvia no molestaba y parecía que había acertado con la ropa de abrigo, ya que conseguí mantenerme a una temperatura muy agradable.
El cuerpo seguía pidiendo "más guerra", pero recordaba de años pasados que en el giro que os comentaba nos encontrábamos la única subida fuerte de la carrera y que, en ese punto, otros años, al llegar "pasado de vueltas", empezaba mi calvario particular hasta la meta, muy lejos todavía.

Para mi sorpresa, el paso por el kilómetro 11 y el fin de las pocas subidas y bajadas de la carrera, concentradas en esta zona, no afectó en absoluto a mi ritmo ni cambió esa sensación de fuerza y confianza que iba creciendo por momentos. Tenía grabadas en mi cabeza, casi "a fuego", las zonas en las que, desde ese momento, en ediciones anteriores, el cuerpo decía "basta". En el final de la última rampa, solía llegar cansado y bebiendo mucha agua. En esta ocasión... seguía con el ritmo regular a escasos 5m/km (a veces algo más rápido) y no había rastro de fatiga.

Me animé y empecé a medio-creerme que podía hacer, por fin, una buena carrera en Santa Pola. Sabía que llegaba una zona con mucho público, por el centro urbano, y que los ánimos de la gente y las buenas sensaciones que tenía hasta el momento harían que, hasta el km.  15, como mínimo, fuera cómodo.

Empezaba a notar algo de frío y los pies estaban empapados por haber pisado charcos muy profundos, pero las piernas iban solas. Decidí que, a este ritmo y si seguía así de bien, forzaría un poco más llegado el km.16 (mi muro particular en esta carrera), así que en el 14 me tomé un gel y aproveché el agua que me quedaba del km.10 y el avituallamiento del 15 para digerirlo cómodamente.

A pocos metros del km.14

En mis anteriores participaciones después del km.16 siempre sufría un bajón físico y mental. En esta ocasión llegué animadísimo y pensaba constantemente en los 42km de Valencia y en lo regular que estaba siendo y me dije "no, este año NO". Por primera vez en esta prueba, di la vuelta por Blasco Ibáñez, en el km.18,con la moral y las fuerzas intactas, y pensé "¡ya está bien de aguantar!¡soltemos el freno!" y me dejé llevar un poco por sensaciones hasta la meta. El paso por el km 19 me recordó cuando el año pasado me crucé con Serafín y se quedó conmigo un rato animándome, sin que yo pudiera ir más rápido, pues estaba rendido y muy "tocado" mentalmente en ese punto. Una vez más pensé que en esta ocasión vencía de nuevo a mis "fantasmas" de ediciones anteriores y me animé más todavía. Tanto, que los 2 últimos kilómetros fueron por debajo de 5m/km. En este punto me crucé con otra runner twittera (ya "desvirtualizada" en San Juan) en sentido contrario, Ana, que se estrenaba en medio maratón. (¡Enhorabuena!)

No puedo dejar de comentar, como siempre, la excelente organización de esta carrera y cómo se vuelca la población con los corredores, así como agradecer los grupos de música en vivo y batucadas en varios puntos del circuito. Si alguien lee esto y no la ha corrido nunca...¡ya tarda en apuntarse a la próxima!

Ya en el 18 había visto que mi tiempo iba a bajar, a ese paso, de 1:50, pero según avancé en los últimos kilómetros...¡sorpresa! Si no lo bajaba, al menos iba a estar muy cerca de mi mejor marca personal.

Aceleré en el paso de la avda. Blasco Ibáñez a la avda. de Granada y, al fin, vi la meta esperándome. Un último esfuerzo y mirada al reloj, viendo que mi tiempo oficial bajaría de 1:50 y el real se quedaría muy cerca de 1:46 y crucé la meta (vídeo de corriendovoy.com), repleta de público y gente animando, con la música a todo volumen, sin importarme la lluvia y el frío que notaba ahora más intensamente al haberme quitado, pocos metros antes de la meta, la gorra y las gafas.

Por fin, buenas sensaciones en la meta de Sta.Pola


Conseguido, pensé. Por fin "ajustaba cuentas" con la media de Santa Pola y hacía una carrera "decente". El tiempo real era de 1:46:35 ( pos.4181 de 8151 entrados en meta, 1025 de 1675 en m categoría ). En ese momento pensé que era mi récord personal en medio maratón, aunque resultó no serlo y estar a unos 20 segundos de mi mejor tiempo, en Elche 2009, también corriendo bajo la lluvia.Segunda mejor marca personal, por lo tanto, y mejor medio maratón de los últimos 4 años.

No puedo estar más contento con el resultado y por cómo me planteé la carrera desde el principio. Por primera vez en muchísimo tiempo, fui regular kilómetro a kilómetro,aunque el cuerpo pedía un poco más de velocidad sobre todo al principio. Terminé cansado pero para nada "reventado", como en muchas otras medias que he corrido y fui capaz de hacer la 2ª mitad de la carrera algo más rápida que la 1ª y terminar la carrera con la sensación de poder haber forzado un poco más.

Bastante regular, ¡por fin!

Creo que empiezan a notarse las salidas largas con cuestas, los entrenamientos montañeros y que puedo acercarme a los tiempos que esperaba el año pasado para 10k y medio maratón (ojalá 45 y 1:45, respectivamente).
¡A por ello!

Comilona para reponer fuerzas tras la carrera...

...y es que... nos la habíamos ganado :-)


Ahora, a descansar un poco y a por la próxima carrera.

Gracias por estar ahí.

Nos leemos.

2 comentarios:

  1. Que gran cronica, y grabate esto, dentro de poco estaras luchando por el 1h40

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta tiene tu progresión.

    En breve le vuelves a "meter mano" a la distancia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar