viernes, 3 de enero de 2014

SAN SILVESTRES DE ALICANTE Y CREVILLENTE Y CARRERA DEL AMANECER - AÑO NUEVO EN LA APARECIDA



El fin de año y la entrada del 2014 han estado animados y en cinco días he participado en 3 carreras populares.
El día 28, después de pasar la mañana con los amigos del club en el almuerzo navideño que organizamos, tocaba empezar a quemar las calorías "extra" de estos días.
A las 22:00 se daba la salida de la San Silvestre de Alicante, en pleno centro de la ciudad, con récord de participación (unas 3000 personas).

La Rambla y el centro de Alicante, sólo para los corredores

No corría esta prueba desde su primera edición, con otro circuito y menos distancia, y no recordaba lo difícil que era moverse entre tanto participante. Muchísimos inscritos corren disfrazados en grupo o simplemente no corren.
Yo me situé mal en la salida y durante el primer kilómetro apenas pude correr, preocupado por no atropellar a ningún niño o carrito de bebé. El año que viene, si participo, saldré muchísimo más adelantado.

Aunque fui el único de mi club, era imposible no cruzarse con los amigos campelleros


Después de más de 7 minutos desde que iniciamos la carrera, paso el primer kilómetro, cuesta arriba, por  la Rambla y Alfonso X y empiezo a dejar de correr en zig-zag y "a tirones". La carrera consta de una vuelta por el centro de Alicante, muy similar a la de Marca Running Series, aunque sin pasar por el casco antiguo y siempre por calles y avenidas amplias.
Según voy adelantando corredores voy ganando velocidad, pero no consigo ir al 100% hasta los kilómetros 3 y 4, que los consigo correr muy rápido y con muy buenas sensaciones.
El tiempo final es de 21:02. Son menos de 5 km (no sé si llegan a 4,5) y los dos primeros fue casi imposible correr, así que no está mal del todo.

El circuito podría estirarse un poco para llegar justo al 5000, pero en general no se le puede poner pegas. Noche muy animada, con muchísimo público en todo el recorrido y disfraces de lo más variado. El precio simbólico, 2€y 1kg. de alimento no perecedero,el recorrido y la fecha y hora elegidas hacen que la prueba sea todo un éxito, aunque sea algo difícil correrla a pleno rendimiento si no se sale bien situado al principio.



El día 31 tocaba despedir el año como vengo haciéndolo desde el 2008, en Crevillente y su gran San Silvestre. En esta ocasión coincidíamos allí varios SkyRunner: Alex, Rafa, mi hermana y yo. Irene y un amigo decidieron este año correr disfrazados de personajes de Tim Burton (ella de Emily, La Novia Cadaver, y él de Jack, de Pesadilla Antes de Navidad). El disfraz les valió el 3er premio del concurso.



Este año la hora de salida se adelantó más que ninguna edición anterior, y a las 17:30 ya estábamos corriendo. Esto se agradece, pensando en la organización de las cenas y fiestas de esa noche al ser nochevieja, pero desluce un poco el inicio de la prueba, en mi opinión, con tanta luz natural y la iluminación de Navidad apagada en las calles.

No me noto especialmente fuerte en la salida y, por supuesto, no pienso seguir a Alex o Rafa, muchísimo más rápidos que yo. Tardamos unos 40 segundos en pasar por la línea de salida, y poco después del primer giro, el pelotón se estira y la carrera empieza a ser más cómoda.
El recorrido no ha variado respecto a los últimos años, y sé que poco después de el primer kilómetro empezaremos un constante sube-baja con algunas pendientes muy pronunciadas, así que decido intentar mantener un ritmo regular ligeramente inferior a los 5 minutos por kilómetro y reservar fuerzas.
Sufro mucho más de lo esperado en la primera cuesta, y en ese momento pienso que lo de bajar de 50 minutos...para otro año. No recupero demasiado en las bajadas y hasta el kilómetro 4 no me acabo de notar cómodo aunque, por fin, he conseguido hacer un principio de carrera sin salir desbocado, controlando la velocidad.

Después del kilómetro 5 veo que estaré en 51 al final de la carrera si sigo a este paso, pero empiezo a notarme mejor. Acelero el ritmo incluso en las subidas, y según pasan los kilómetros calculo que sí que es posible bajar de 50.
Al pasar por el km.9 me doy cuenta de que voy algo justo de tiempo si quiero entrar en 49 minutos largos. Me noto con fuerzas, y hago el kilómetro más rápido de la carrera (4:27 aproximadamente) , cruzando la meta en 50:32 oficiales, 49:38 reales. Mucho mejor de lo esperado y una de la pocas marcas reales por debajo de 50 que tengo en esta carrera.



Me reúno con Rafa y Alex en el avituallamiento final. Rafa, en su línea, ha hecho una gran carrera y ha entrado en 45 minutos (¡quien pudiera!) y Alex...lesionado, medicándose para el dolor de rodilla...en su estreno en esta carrera entra en 40 minutos (¡crack!), muy contento y con ganas de repetir, como nos pasa a todos los que probamos esta carrera, por el ambientazo festivo y su recorrido.



Le doy un poco más la paliza a Serafín, que ha venido pero no corre,  para que se apunte a la próxima y me quedo esperando a mi hermana, que tiene que recibir el 3er premio por su disfraz, mientras me despido del grupo. Había que ir pronto a casa, cenar con la familia y no trasnochar mucho, que al día siguiente a las 8:20 había que correr de nuevo.



El día 1, a las 6:00 de la mañana, ya estaba en pie, preparado para ir con mi hermana a la primera carrera del año, en La Aparecida (Orihuela).
Aunque salimos de Alicante a unos 14 grados, según nos acercamos a Orihuela, la temperatura va descendiendo y cuando aparcamos en La Aparecida aún no ha salido el sol y estamos a 8 grados.

Recién llegados


Recogemos el dorsal y nos dan una braga que me pongo rápidamente al cuello y un vale para desayunar churros con chocolate después de la carrera, al lado de la salida.

Nos cambiamos rápidamente y salimos a calentar un poco. He olvidado las mallas largas, pero los guantes, la braga y los calientabrazos hacen que no lo pase demasiado mal hasta que salimos a las 8:20.

Poco antes de la salida

Somos menos de 80 personas, así que la salida es rápida.
La noche anterior me acosté sobre la 1:00, así que entre las escasas 5 horas de sueño y el cansancio de la carrera de la tarde anterior en Crevillente, mi ritmo, desde el principio, no es muy rápido.
Pensaba que era una carrera llana, pero en menos de 1km. ya veo que me equivoqué. Excepto el paso por la avenida principal, el resto de la carrera, dos vueltas a un mismo circuito, esta plagado de subidas y bajadas que, sin ser muy duras (en condiciones normales no me supondrían ningún problema), son lo suficientemente pronunciadas como para que las piernas acusen, y mucho, el esfuerzo de las exigentes subidas de ayer en Crevillente.
Las dos vueltas de algo menos de 2.5km, callejeando por La Aparecida, se me pasan muy rápido. No consigo ir a mucho más de 4:50 - 55, pero aunque voy cansado, tengo que decir que disfruté del ambiente y crucé la meta contento, en unos modestísimos 23:57.

Mi hermana había terminado la carrera un minuto antes y ganaba el primer premio de la categoría absoluta femenina, demostrando una vez más lo fortísima que está.
Poco después, la invitación a churros con chocolate ponía fin a una gran mañana de deporte.
Si en los próximos años estoy en Alicante el día 1, esta carrera no me la voy a perder. ¡Volveremos!

La próxima cita, una carrera por montaña en Crevillente, la subida al Coto Memoria, de sólo 13 kms y buena, según me comentan los expertos montañeros Rafa y Ramón, para novatos como yo en este terreno.
Os cuento como ha ido en la próxima entrada.

Gracias por estar ahí.
Saludos.




1 comentario:

  1. Que envidia me das makina. Veras como esta es tu temporada, sin estar en forma bajas marca en todas las carreras

    ResponderEliminar