viernes, 1 de noviembre de 2013

CAMINO AL MARATÓN DE VALENCIA: SEMANA XV y CRÓNICA VOLTA A LA FOIA DE CASTALLA 2013

Quedan apenas dos semanas para el gran día y el cansancio empieza a notarse. Cada vez cuesta más mantener el tipo en las salidas largas y la pereza es un gran obstáculo a salvar para cumplir con lo programado entre semana pero, a pesar de todo esto y casi sin darme cuenta, me acerco al final de la fase más dura del entrenamiento y sólo me queda un fin de semana de unos 45kms para empezar a descargar un poco y pasar las dos últimas semanas bajando el volumen de kms  hasta el día 17.

La última semana sacrifiqué un día de entrenamiento para dejar algo de descanso entre las salidas de martes y jueves. Cumplí con el kilometraje y el ritmo, vigilando mucho las rodillas y los gemelos, pensando en la carrera del domingo. Cambié la salida programada de ese día (32kms) por la carrera de La Volta a La Foia de Castalla.
Esta prueba pasa todos los años, en un recorrido circular, por las poblaciones de Castalla, Onil e Ibi, en un recorrido de 27,5 kms, rotando cada año el lugar de la salida.
Este año, la carrera empezaba en Castalla, lo que suponía, según contaba, que fuera la más fácil de las 3 combinaciones posibles (cuando la salida es desde Ibi...la carrera es muuuy diferente...)

Perfil de la carrera, desde Castalla
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4944502
La salida se daba a las 9:30 y había quedado 1 hora antes allí con Rafa y mi hermana y con Alex y Serafín.
Recogemos la camiseta (roja y negra y bien diseñada, de las que luego da gusto ponerse) y el dorsal, fotos de rigor y comentarios varios sobre objetivos y ediciones anteriores, y a correr.

Acompañado de grandes corredores y amigos: Rafa, Alex, y Serafín

Primeros metros
Cuentan que el año pasado la salida se dio a unos 2 grados. Venía preparado con guantes, braga, cortavientos...Nada de esto fue necesario y las gafas y gorra me vinieron muy bien, ya que la carrera empezaba pasando los 20 grados y llegaría al final a unos 27 - 28.

Los primeros metros estoy muy contento por ponerme un dorsal después de tantas semanas, y me cuesta muchísimo no soltar las riendas y lanzarme a por todas. Me repito todo el rato que no hay que darlo todo aquí, que aún hay una semana fuerte de entrenamiento por delante que debo cumplir.
Aún así, los primeros kms salen más rápidos de lo que habría querido, pero...¡qué bien me encuentro!

Apenas 2kms....


La llegada a Onil es bastante rápida y aquí empiezan las constantes subidas y bajadas.
Se agradece, y mucho, los ánimos del público a nuestro paso por el centro del pueblo. No me habría importado callejear un poco más por allí.
Desde la salida de Onil hasta Ibi llegan los kms más duros de la prueba. No paramos de bajar y subir constantemente, con algunas rampas que invitan a caminar, ya que apenas hay diferencia entre correrlas o andarlas, de lo pronunciadas que son. Aunque es el tramo más solitario de la carrera, me encuentro bien de fuerzas todavía y disfruto del paisaje, atravesando pinadas y zonas de monte bajo. Tengo todo el rato presente que en el kilómetro 17, ya en Ibi, se inicia una larguísima bajada de 5km seguida de un largo llano y que podré recuperar.

Alcanzo a mi hermana y me quedo a su ritmo un rato. El calor la ha frenado un poco y está recuperándose bajando ligeramente el ritmo. Nos juntamos con 2 corredores, un hombre y una mujer, que nos acompañan unos kilómetros. Hablamos sobre ediciones anteriores y sobre el perfil de los kilómetros que tenemos por delante.
Me encuentro fuerte y quiero llegar YA al kilómetro 17 en Ibi, así que acelero y los dejo atrás. Una cuesta imponente, durísima, nos deja al fin en la zona más alta de todo el circuito y se inicia por fin el descenso, una vez llegados a Ibi. Hay que destacar, en este punto, lo bien dotados y situados que estuvieron los avituallamientos durante toda la carrera. El agua e isotónicos de Ibi no podían llegar en mejor momento. Paro unos segundos a beber tranquilamente, y me lanzo, animado, a por el resto. Son más de 10kms todavía los que hay por delante, pero estoy animado.
Aunque vamos en constante descenso, no me fío de mis rodillas y no acelero demasiado. El medio maratón lo paso en casi 2 horas, pero no me desanimo. No vine a por marca, sino a pasarlo bien, y de momento cumplo el objetivo.

De repente, ahora sí, empiezo a notarme cansado. Las cuestas que he dejado atrás empiezan a pasar factura, y creo que es buen momento para tomarme el gel que he traído.
Empiezo a cruzarme con el pelotón de caminantes de la carrera, que salieron una hora antes.
Coinciden en este punto los kilómetros más "feos" de la carrera, con los más animados, ya que es raro que ningún grupo de caminantes te anime cuando los adelantas.
Cuando alcanzo al grupo de caminantes que venía con nosotros (MªJosé, Pili, Carol, Raúl, y las hermanas Sandra y Ali, que conocí ese día), los ánimos se multiplican y el subidón de moral es increible.

Raúl tras la cámara, Sandra,Carol, MªJosé, Pili y Ali.
¡Gracias por los ánimos¡
Me comentan que Serafín no anda lejos (debe haber "pinchado", pienso, porque si no...a ver cómo iba a estar yo a su nivel jajaj). Poco después el teléfono me regala los oídos con la banda sonora de Juego de Tronos, haciendo sonar la música del final de la 3ª temporada. Me vengo arriba y aprieto un par de kilómetros.



En este tramo de la carrera encontramos el que, para mi, es el único "pero" del circuito: Muchísimos metros de carretera sin cortar, con coches pegados a nuestro paso. Una simple línea de conos podría haber solucionado el problema.

Llegando de nuevo a Castalla alcanzo a Serafín, que se ha parado unos segundos para ver cómo está un corredor, que parece que ha sufrido un tirón y está tendido en el suelo. La policía se hace cargo rápidamente del asunto y sigo avanzando con Serafín, que me confirma que no se ha encontrado muy bien en la carrera.
Aún quedan cuestas por subir, llegando, por fin, a Castalla, pero ver tan cerca el final me anima muchísimo.
He parado 3 o 4 veces al final, a beber agua, porque el calor empieza a ser insoportable. Mi hermana me adelanta como un rayo, totalmente recuperada. Seguimos corriendo y al fin, se ve la meta. 
Me pesan las piernas, la gorra, el brazalete del móvil...todo sobra y ya estoy harto también de la música, pero he cumplido. Primera carrera oficial de más de medio maratón terminada. Creo que mi grito de "¡Si!" mientras cruzaba se oyó en kms a la redonda jajaja.



Me junto con el resto del grupo. Rafa no anda muy contento con su marca (a mi me parece un tiempazo), mi hermana entró casi 2 minutos antes que yo y es 5ª de su categoría y sube al podio (no puedo estar más orgulloso) y Alex ha bajado de las 2 horas (brutal) 
Yo, con mis 2:37, acabo en el grupo de cola de la clasificación, tanto general como en mi categoría, pero estoy contento.El objetivo está cumplido. Ritmo de 4h en maratón y con un desnivel que no encontraré en Valencia. No hay dolor de rodillas, los gemelos aguantan el esfuerzo, y creo que podré cumplir con el kilometraje del planning de la semana siguiente.





La carrera es muy recomendable. Creo que, si puedo, haré las 2 variantes que me faltan, saliendo desde Ibi y Onil, los próximos años. Tengo que agradecer también la compañía y el buen rato que pasé durante la carrera con la chica que me crucé entre Onil e Ibi y los "piques" sanos con Miguel, un veterano corredor que conocí llegando a Onil y con el que compartí varios kilómetros de la carrera. Los ánimos que nos fuimos dando cada vez que uno flojeaba nos ayudaron mucho a ambos. Un placer encontrarte después en la meta, crack. 

La carrera terminó con una gran recompensa en forma de toneladas de comida en Ibi, pero esto ya es otra historia. Un gran día, en definitiva.

Queda muy poco para el gran día. Sólo una semana de carga brutal de kilómetros, con un fin de semana durísimo los días 2 y 3, con 13 y 30kms  (serán 32 si puedo) y a descargar hasta Valencia.

Haber llegado a este punto del entrenamiento ya hace que esté muy contento. No sé ya cuantos domingos de más de 20 kms he pasado y la cantidad de metros que llevo acumulados desde que decidí meterme en esto de aspirar a "finisher maratoniano"

Empiezo a estar cansado físicamente, y mentalmente también flojeo más que de costumbre, costándome mucas veces decidirme a salir y cumplir con el entrenamiento diario, pero empiezo a ver el final del camino y eso lo compensa todo. Paso a paso, alcanzando pequeñas "metas volantes" semana a semana, me acerco al final y la imagen mental que me he formado de mi mismo en Valencia, en la salida del maratón y, por qué no, en la meta, hacen que me mantenga firme y no afloje.
Esto está casi hecho ya. Sólo queda "sobrevivir" a este fin de semana y esperar que todo vaya de lujo el día 17.

Gracias por estar ahí.
Nos leemos.
Saludos

5 comentarios:

  1. Jordi, buenísima carrera acorde a vuestros objetivos. Hoy hablaba con un colega apolanero que la hizo y lo mismo, reventado de calor al final. Lo dicho, buena marca para las condiciones y ambiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terminé muy contento, la verdad :-) Mil gracias por los ánimos y el apoyo

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta entrada!! Casi maratoniano!! No te queda ná!

    No permitas que el desanimo o el cansancio te robe este sueño..
    ¡¡Tú puedes!! Naciste para esto y más jajaja

    Ánimo campeón lo estas rozando con la punta de los dedos!!
    Y vas a conseguirlo... Siiiiiiiii!!

    PD: Reenvío comentario :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda ná y menos! jajaja 10 días y a por ello! Mil gracias por la visita. Ya empezaba a pensar que habías desaparecido del mundillo runner-virtual jejej

      Eliminar