miércoles, 23 de octubre de 2013

CAMINO AL MARATÓN DE VALENCIA: SEMANA XIV

El final está cada vez más cerca. A casi 20 días de la carrera, sigo tachando semanas del planning y echando kilómetros a las piernas.
Esta semana, de lunes a sábado, era algo más suave y menos cargada de kilómetros que las anteriores.  8 el martes, 10 el miércoles con Rafa, por Coveta Fumá y sus cuestas, en las que, además, estuvimos acompañados durante parte del trayecto por Jesús y el campellero Jaime; y para terminar, el sábado, 6 kms tranquilos. Tan poca carga se debía a que el domingo llegaba el 2º y último test del planning antes del maratón. Debía correr la distancia de medio maratón como mucho en 1:54, ir a 5:25m/km de media, como máximo.
Esto, aparentemente sencillo y que ya he hecho varias veces, parece que cuando toca correrlo en mitad del entrenamiento del maratón, con mucha carga de km's y algo cansado, pues...no ha sido tan fácil.
Decidí hacer todo el recorrido por la playa, por un circuito lo más llano posible. Al principio se me van, y mucho, las piernas, y corro demasiado rápido, ya que el garmin me jugó una mala pasada y me decía que iba lento (¡mentira! ¡iba a menos de 5! :-S ) Por suerte esto duró sólo un par de kilómetros y enseguida logré alcanzar el ritmo objetivo. Ya en el km. 10 notaba que no iba bien. En el 13 tenía claro que no era mi día y a partir del 15... el bajón físico era ya difícil de recuperar. El calor no ayudaba, y paraba demasiado a beber y refrescarme (¿qué clase de otoño tenemos en Alicante!? ) Cumplí con la distancia en un tiempo nunca visto, demasiado cercano a las 2 horas, y con las piernas como si fueran de cemento armado y plomo.
Moralmente no estaba mucho mejor, en ese momento. ¿Cuánto tardaría entonces en un maratón?
El bajón moral pasó rápido (los amigos y la "comunidad runner-twittera" ayudan mucho) y aunque notaba las rodillas y los gemelos muy cargados, sigo aguantando sin lesión y pienso que fue un mal día nada más. No hay que excusarse ni lamentar nada. A por los siguientes entrenamientos y punto.

Quedan, incluyendo esta, 2 semanas "fuertes", con mucha carga de kilómetros, y después, descarga progresiva unos 14 días hasta el domingo 17. Haber llegado hasta este punto del planning cumpliendo un altísimo porcentaje de los entrenamientos previstos me da ánimos, y empiezo a medio-creerme (no lo diré muy alto...jeje) que puedo llegar "vivo" al día 17 y probarme, por fin.

Esta semana me voy a saltar una de las tiradas de 12 km's para espaciar un poco los entrenamientos y no llegar muy "tocado" al domingo a mi primera carrera oficial de distancia superior al medio maratón: La Foia.
El domingo tocaba tirada de 32km's, pero creo que el cambio por esta carrera es acertado.27.5kms, bastante desnivel, correr en compañía (Rafa, Serafín, mi hermana...) va a estar muy bien, ¡seguro!
Los 32 que había previstos para ese día los pasaré al domingo siguiente, como "despedida" de los entrenamientos largos, antes del maratón de Valencia.

Ya queda menos.
Nos leemos la semana que viene y os cuento cómo va todo.

Saludos y ¡a correr!

martes, 15 de octubre de 2013

CAMINO AL MARATÓN DE VALENCIA: SEMANA XIII

Siguen pasando los días y semanas de entrenamiento, acumulando kilómetros, y cuando menos te lo esperas, estás, como se ve en la cuenta atrás del blog (mira a tu derecha ;-) ), a un mes del gran día.
Otra etapa más cumplida, con el fin de la semana número 13 del planning.
Para "variar" fallé en la salida corta de los lunes, descansé el martes, pero no fallé ni en ritmo ni distancia en los 12km del miércoles, los 13 del jueves y, los que más temía, 13 del sábado. Y digo "temía", porque la semana pasada, para los 28kms del domingo, llegué algo más descansado, al haberme saltado la salida del sábado, y este domingo tocaba más distancia.
Me dije que esta semana no iba a pasar lo mismo y que había que cumplir con el "fin de semana de la muerte" que se avecinaba. 13kms. el sábado, que corrí bastante bien, por la playa, y a ritmo progresivo, de menos a más, seguidos, el domingo, de la salida más larga y extenuante que he hecho jamás.
Sólo nombrar la distancia ya me ponía casi a temblar el domingo, después de comer, mientras me iba mentalizando para lo que estaba por llegar ¡30 kilómetros!
Tenía claro que iba a repetir el circuito del domingo pasado, con 3 añadidos que evitarían que pisara el paseo de la playa de Campello o San Juan (los tengo aborrecidos ya, de tanto correrlos), aunque añadían algo de desnivel a la carrera.
Bien preparado con la mochila llena de líquido isotónico, gel, una barrita para comer por si me daba la madre de todas las "pájaras", pañuelos de papel, un par de euros, documentación por si "palmaba" por el camino, que alguien me pudiera identificar jajaja.... a primera hora de la tarde ya estaba listo para "el reto".

Como la semana pasada, salía desde la albufera bordeando la costa (cantera, postiguet, puerto...) hasta llegar al barrio de San Gabriel. Ahí, añadía el primer tramo diferente a los 28 del domingo pasado, y rodeaba el polígono industrial de Babel. Zona triste, oscura, y con poca gente.
Con pocos kms en las piernas, 11 aproximadamente, ya me noto algo cansado y veo que voy a sufrir mucho más de lo que pensaba. No le doy más vueltas a la cabeza, sigo pendiente de la música, y termino de bordear el polígono para seguir cuesta arriba por la Gran Vía hasta el cruce con la calle Teulada.
Aquí, otro añadido más; en lugar de seguir hacia el centro comercial, tomo dirección a San Vicente y llego hasta Decathlon, haciendo de este modo unos cuantos kms más cuesta arriba. Al fin, llego al tramo más alto del circuito, y se inicia el suave y constante descenso.

Bajo por la avenida de Novelda y vuelvo sobre mis pasos en la calle Teulada hasta llegar de nuevo a la Gran Vía.Ahora sí, continúo por ella hasta el centro comercial, subo por MediaMarkt y llego al cruce con la avenida de Denia.

Esta es la ruta que seguí ¡"Palizón"!


Aunque llevo varios kilómetros de bajada, empiezo a estar cansadísimo. Hace mucho que no hay luz del sol, pero eso no evita que esté bebiendo constantemente (mucha humedad y sudoración). En el km. 15 me he tomado el gel, pero no noto ningún cambio para bien o para mal, ahora que voy por el km 23 aproximadamente.
Sigo por la última modificación respecto al circuito anterior. Giro por la avenida de Denia hasta la entrada a la autovía, y ahí, ahora sí, encaro el camino a casa. Ir en dirección a la meta me anima un poco, pero estoy en las últimas, bajo mínimos. El estómago me pega un susto y me retiro a una zona de monte bajo porque creo que no voy a soportar la presión de mis tripas, pero resultó ser falsa una falsa alarma (benditos kleenex).
De nuevo , corro por zonas oscuras y solitarias, el sudor se enfría y la sensación de humedad y algo de frío son incómodas. Aunque soy regular en mi "cutre-ritmo" de trote cochinero (la media de la carrera no sería mucho mejor de 6m/km), estoy reventado.
Cuando llego a la avenida de Miriam Blasco, aún me quedará dar un rodeo, por Vicente Hipólito, Avda. de las Naciones, Historiador Vicente Ramos y de nuevo, todo el paseo de Miriam Blasco, en cuyo final, cumplía, por fin, los 30kms. ¡prueba superada!

Tengo las piernas al límite de sus fuerzas. Las rodillas no se quejan, pero noto que van bastante cargadas y que acusan, además del "tute" de hoy, la salida de ayer.Los gemelos también están al límite de su capacidad y agradecen los estiramientos.
Por la noche me cuesta dormir, del tremendo "acelerón" que llevo en el cuerpo y el cansancio extremo de las pernas, pero os aseguro que todo esto está compensado con creces por la satisfacción personal, por la sensación de haber superado otra etapa (¡y vaya etapa!) en el camino a Valencia, y porque no puedo parar de alucinar yo sólo pensando en lo que acabo de ser capaz de hacer en dos días (me comparo con mi "yo" de hace 5 años y...no hay palabras)

He descansado lunes y hoy (martes), por miedo a que las rodillas sufran más de lo debido, saltándome, como siempre el entrenamiento del lunes, que sustituí por gimnasio.
Hoy parece que la fatiga desaparece poco a poco y no hay molestias de ningún tipo haciendo vida "normal", aunque me sigo notando algo cansado. Veremos qué pasa en la vuelta a la carrera.

Mañana, a entrenar de nuevo. Esta semana es algo más floja porque debo llegar bien al domingo para el segundo y último test del planning antes del maratón. Toca hacer medio maratón a ritmo de 5:20 / 5:25 m./km. La verdad es que en circunstancias normales, sin tantos km's en las piernas (y los que faltan!), creo que no habría ningún problema para cubrir esa distancia a ese ritmo. Ahora, en pleno entrenamiento maratoniano...habrá que verlo.

Os lo cuento la semana que viene.

¡Saludos!


lunes, 7 de octubre de 2013

CAMINO AL MARATÓN DE VALENCIA: SEMANAS XI y XII

Parece que el pinchazo en la rodilla derecha del que os hablaba en la última entrada quedó en nada y el descanso de 3 días lo dejó arreglado.
Me perdí el entrenamiento del miércoles (10km.) pero el viernes cumplí de nuevo. Tocaba una salida suave, de 4kms. tranquilos, que hice sin molestias de ningún tipo y con bastante miedo en cada una de las zancadas, por si volvía la maldita lesión de rodilla.
No pasó nada, y al día siguiente pude probarme en el primer test del planning, con 15 kms. al ritmo aproximado del maratón. Cumplí, y no hubo, nuevamente, rastro alguno de la lesión.
Al día siguiente los compromisos familiares no me dejaron hueco para los 6kms que tocaba así que llegué descansado al inicio de esta última semana.

El lunes, como siempre, salida suave de 6kms seguidos de descanso el martes.
Miércoles, 11kms. bastante bien llevados y sin molestias, y al ritmo marcado, madrugando mucho más de lo normal (a las 7 ya estaba a la carrera), y teniendo como recompensa vistas como esta:



El jueves, el despertador me jugó una mala pasada y no pude madrugar para la salida de 12kms que tocaba.
Esto lo pagué, sufriendo a las 11 por el calorazo tremendo de este principio de ¿otoño? por las mañanas.
Muchas paradas a beber y resguardarme del calor, malas sensaciones... entrenamiento para olvidar.

El descanso del viernes debía dejarme listo para la paliza programada para el fin de semana.
Fallé a los 13 del sábado, por estudio y compromisos familiares, pero los 28 kilómetros de hoy eran sagrados.

He salido a media tarde desde mi casa por la Albufera, Cantera, playa del Postiguet, hasta la entrada a San Gabriel por la costa, y desde ahí he cogido la Gran Vía hasta el centro comercial del mismo nombre y he subido a la zona de Mediamarkt y Leroy Merlin, para descender desde ahí de nuevo hacia la zona de mi casa.
En ese momento aún quedaban 10 kilómetros por hacer, que he decidido correr por la playa, 5 de ida y 5 de vuelta, llegando casi hasta Muchavista.
Me he sentido comodísimo y he disfrutado mucho por el cambio de aires (¡entrenar siempre por la misma zona me tenía harto!)
El ritmo...pues algo más rápido que el exigido, pero creo que insuficiente para bajar de 4 horas en Valencia.
Qué digo 4horas... ni 4:15!
Creo que voy a mandar a paseo el objetivo del tiempo y me voy a limitar a cumplir con el kilometraje y a disfrutar lo que pueda (si llego sin lesión) el día del maratón, sin pensar en cúanto tiempo "debo" correr.
Hoy, ver que he sido capaz de meterme en el cuerpo lo que supone mi record de kms corriendo, sin molestias (bueno, los gemelos, al terminar, estaban apunto de explotar jaja)  y muy agusto, me ha dado una inyección de moral tremenda.
A ver cómo se siente el cuerpo mañana y si no aparecen lesiones.
Por otra parte, me preocupa un poco el perder varias salidas, como las que he perdido últimamente (mañana, por ejemplo, no podré hacer los 6 que me pide el planning)
Espero no pagarlo a última hora en la carrera. Cumplo con casi todo lo programado, sobre todo las salidas largas, así que quiero pensar que no es muy grave.

En fin, que inicio esta semana con subidón de moral y pensando ya en la próxima salida larga, el domingo que viene: 30kms! (escalofríos, solo de pensarlo)

¡Saludos!