miércoles, 5 de junio de 2013

III Serra Grossa Trail 2013



Esta semana tocaba estreno montañero, probándome por primera vez en una carrera de este tipo. La elegida fue la tercera edición del Trail de Serra Grossa, corta, de 7 km. oficiales, casi 8 según los gps de varios corredores, y con un desnivel positivo acumulado que superaba holgadamente los 300 metros.
Entreno habitualmente asfalto y no había corrido nada por montaña últimamente, así que ya imaginaba que sería duro, aunque no tanto como fue al final.

Cuestas y más cuestas...


La salida se daba a las 10:00 de la mañana, tarde, en mi opinión, en estas fechas en las que el calor cada vez aprieta más pronto. Empezar una hora antes haría mucho más cómoda la carrera.

Me reúno con mi hermana en la recogida de dorsales casi una hora antes. Fotos de rigor y charreta con conocidos, calentamiento y a correr.

Con mi hermana, antes de la salida


Aunque me propuse reservar fuerzas y no salir fuerte, se me van las piernas y comienzo apretando demasiado. Desde el inicio de la carrera vamos cuesta arriba, primero por un tramo corto de asfalto por el colegio desde el se da la salida y luego por la ladera de la montaña.

Una de las muchísimas cuestas del circuito


No hemos llegado a la cima de la primera subida y ya voy justo de fuerzas y casi sin aliento. Me digo que aunque es una carrera corta aún habrá zonas más duras (no me equivocaba) y mejor reservar fuerzas.Camino unos segundos, recupero el aliento, y sigo corriendo.

Recuperando fuerzas


La primera bajada hay que hacerla con cuidado. El terreno es algo resbaladizo y con una pendiente bastante pronunciada. Descendemos unos 100 metros en muy poco tiempo, y llegamos de nuevo a la base de la montaña. Vamos bordeando la ladera, esta vez con el mar a la derecha, y comenzamos una larga subida que va ganando en dureza poco a poco, hasta que después de un giro y un tramo en el que había que subir ayudado de las manos, la pendiente es tan inclinada que son casi imprescindibles las dos cuerdas de escalada que han colgado los organizadores para poder terminar la subida.

Noto que las fuerzas van al límite. El calor es asfixiante y camino a la más mínima pendiente para tratar de recuperar, y llego a una bajada algo complicada notando que flojearé a la próxima subida.


Una de las bajadas más fáciles


Acertaba: La última bajada nos deja en la pista de cemento que lleva de nuevo a la cima por el extremo opuesto a la salida de la carrera. Conozco de sobra esta zona, ya que suelo usarla para entrenar cuestas, pero he llegado "reventado" y el esfuerzo acumulado me pasa factura.



El primer tramo de esta pista es duro pero consigo hacerlo casi sin detenerme, pero la segunda parte puede conmigo y dejo de correr y camino. Voy alternando pasos rápidos con trote ligero, hasta que el circuito se separa del tramo de cemento y vuelve a subir (¡y de qué forma!) por los caminos de tierra entre el monte bajo de la montaña. La subida aquí vuelve a hacerse durísima y ya no correría de nuevo hasta llegar a la cima.
En este momento ya sé que no hay más subidas y que todo es cuesta abajo. Vuelvo a correr y ya no pararía hasta salir de la montaña por el mismo camino del inicio.

Última bajada, hacia la meta


Llevo cuidado en el último tramo de escaleras y llego, por fin, a la meta, en 1:00:20, 173 de 294 en la general y 97 de 131 en mi categoría.
Mi hermana Irene entraría 20 segundos después y repetía otra carrera finalizada en sexta posición de su categoría (está muyyy fuerte)

Difícil, pero conseguido


Recién terminada la carrera me pareció un tiempo realmente flojo, pero después de ver la clasificación veo que no ha estado tan mal, sólo un poco por debajo de la media. Buen estreno montañero, diría.

Prueba superada


Cuando termine el largo entrenamiento asfaltero que me espera, de cara al maratón de Valencia en noviembre, creo que aumentaré las salidas por montaña, para hacerme un poco más a este terreno y cambiar de aires.

La próxima carrera "oficial" será el 29 de junio, los 10km. de Santa Pola. Creo que será la última carrera en varios meses en la que vaya buscando marca, ya que hay que empezar a pensar en acumular kilómetros sin pensar en el crono, esperando la gran prueba de noviembre. Estoy entrenando para acercarme a los 45 minutos, pero no sé si llegaré preparado. Seguiré entrenando, a ver cómo llego el día de la carrera.

Nos leemos.
Saludos.