miércoles, 29 de mayo de 2013

I Carrera Popular Solidaria Castillos de Alicante


Qué ganas había de volver a la carrera popular, después de casi un mes sin participar en ninguna.
Este fin de semana se organizó en Alicante la carrera de los Castillos y viendo el circuito, completamente urbano, y la motivación solidaria de la organización (1€ y 1kg de comida era el precio, todo destinado a fines sociales), era casi obligatorio correr o, al menos, contribuir.

No era una carrera llana, precisamente...


La salida se daba a las 9, algo de agradecer viendo los calores que empezamos a "padecer" en Alicante (y eso que no estamos en verano todavía). Me junté con Rafa y gran parte del club de El Campello (Serafín, Pili, Juan Carlos...) a las 8 en el bar de las piscinas frente al polideportivo, y poco después se nos unieron mi hermana y mi compañero de trabajo Pepelu. Con las risas, comentarios...apenas calentamos (maaal!) y salimos puntuales bastante fríos.

Con mi hermana y Rafa, antes de la salida


En el pelotón de salida, esperando para salir corriendo


Somos unas 1200 personas y la salida por la avenida entre la pista de atletismo y la piscina es bastante fluida.
Empezamos casi al mismo nivel de la zona más alta del primer castillo, San Fernando, así que el primer kilómetro no es nada duro. Rápidamente llegamos a la zona más alta y nos lanzamos cuesta abajo hacia el centro de Alicante. La bajada es realmente rápida y sin casi notarlo, el km 2 lo hago en poco más de 4 minutos.
No quiero forzar, pues conozco la dureza de la subida que tendremos que afrontar al llegar al castillo de Santa Bárbara.

Al principio de la carrera, con Rafa, por el castillo de San Fernando


Al final de la avenida de Alfonso El Sabio se acaba la parte cómoda de la carrera, en torno al km.3, y empieza "de verdad" la carrera. Poco a poco empezamos a subir hacia el castillo. Son, con diferencia, las cuestas más duras del circuito. Me he propuesto hacerlas sin parar, aunque tenga que bajar el ritmo.

Comienzo de la subida al castillo de Santa Bárbara (en el tramo "fácil")


Cuando parece que la subida no puede ser más dura, un par de curvas nos conducen por las cuestas más difíciles del ascenso, dejándonos, por fin, en la puerta del castillo.
Giramos, y a recuperar cuesta abajo, sobre nuestros pasos. Me he cruzado con Rafa, que va sobrado y ya me saca muchísimos metros, y también con mi hermana, que me saca algo menos de distancia. Creo que puedo alcanzarla al ritmo que llevo. Estoy recuperando en la bajada y cuando nos dirigimos hacia La Rambla me noto muy cómodo, aunque otra vez empezamos a subir, y sé que el resto del circuito será cuesta arriba y aún quedan tramos difíciles como la avenida de Salamanca. Trago rápido de agua en el avituallamiento y a seguir.
Acabo la subida de la Rambla bastante entero y a buen ritmo, mejor de lo esperado, y en el tramo llano de Alfonso El Sabio paso poco a poco a mi hermana, que se quedaría detrás de mi el resto de la carrera a muy poca distancia (es increíble lo fuerte que está)

Después del paso por Luceros y la avenida de La Estación, casi llanos, llegamos al último tramo difícil de la carrera. La subida hasta Doctor Rico por la avenida de Salamanca y Condes de Soto Ameno se pega a las piernas, y hace que en algún momento me falte el aliento y me plantee parar un momento a recuperar, pero en este punto de la carrera he calculado que al ritmo que he llevado, tal vez deje el crono final en unos 50 minutos (contaba con hacer mucho más, con este perfil de carrera y mi flojera habitual con las cuestas).

Un último esfuerzo y ya estamos encarando la pista de atletismo, donde después de una vuelta cruzo la meta en 50:45 (50:15 en mi reloj, a falta de tiempo real facilitado por la organización) posición 426 de 1184 entrados en meta y 210 de 455 en mi categoría. ¡Bien!



Poco después (menos de medio minuto), me sigue mi hermana Irene, que ha hecho un carrerón y ha terminado 6ª de su categoría (eres grande hermana!)
Me junto con Rafa, que ha hecho un tiempazo también, entrando 4 minutos antes, y con mi compañero Pepelu, que resacoso y medio de empalme de fiestas ha terminado sin mucho esfuerzo en 41 minutos (crack!) Sesión de fotos y comentarios con los campelleros y a casa, todos contentos.

Satisfechos, ¡claro que sí!

No puedo poner ninguna pega a la carrera. El circuito es muy duro, pero se agradece tener cortada media ciudad para poder correr por el centro de Alicante tranquilamente, pasando por zonas emblemáticas de la ciudad. He leído quejas por falta de bolsa del corredor al final de la carrera. Yo no tuve problemas cuando llegué, y el surtido de bebidas y comida parecía interminable.

Lo pasé en grande en esta carrera, por poder coincidir con familia y amigos (lástima la retirada en último momento de Nacho, que no pudo venir) y con conocidos de los blogs/twitter (Miguel Coy, de La Bocina) y por el pedazo de recorrido de la carrera. El tiempo final fue una sorpresa, ya que esperaba acabar sobre los 52-53 minutos, con tanta cuesta por medio, así que, en resumen, muy contento y satisfecho.

El próximo domingo participaré en la carrera de Serra Grossa, una prueba por montaña, de pocos kilómetros, para estrenarme en este terreno y ver cómo responden las piernas.
Por otra parte, he empezado un plan de un mes para intentar bajar mi marca en 10km el próximo 29 de junio en Santa Pola. Algo justo, tal vez, sólo un mes, pero voy a darlo todo, a ver si araño segundos a ese 46:06 de diciembre en San Juan. ¿Sub.45? Difícil, pero se intentará :-)

Nos leemos la semana que viene en la crónica de Serra Grossa.
¡Saludos!

jueves, 2 de mayo de 2013

XXII Medio Maratón Granja de Rocamora: Sin prisa pero sin pausa

Qué ganas había ya de correr distancias largas. Aunque no he podido entrenar series o cambios de ritmo todo lo que quisiera, vigilando las rodillas (esto ha hecho que no tenga la punta de velocidad que quisiera) sí que he cumplido con las tiradas largas y la acumulación de kilómetros necesaria para finalizar esta carrera en condiciones, sin lesión.



A las 9 ya estaba en Granja de Rocamora, donde había quedado con Ramón, para meternos rápidamente un café en el cuerpo y ver cómo se daba esta carrera.
El circuito no me atraía mucho, con una vuelta pequeña al pueblo al principio y dos vueltas grandes después, iguales, por los alrededores llegando a Cox, y con un paisaje que pensaba sería algo monótono, pero no quería dejar pasar más tiempo sin hacer una media. No corría esta distancia desde la media de Santa Pola y ya lo echaba de menos.

Mezcla de clubs, con Correbirras, Campello y Apolana, antes de la salida



Con Ramón y Serafín en la salida de la carrera

Participación escasa, entre las 2 pruebas (mitad de media y media maratón), que ya anticipaba que al terminar la primera carrera y quedarnos en el asfalto los participantes de la media tocaría correr prácticamente sólo, sin apenas compañía (poco más de 150 personas para el medio maratón)
Antes de la salida, nos juntamos con el campellero Serafín y su mujer. Charreta distendida y a la salida volando, que se nos echaba el tiempo encima.

Ramón sale como un rayo. Va a por 1:28 o menos, así que ni me planteo hacer un solo km. con él. Mi "batalla" hoy es otra.
Me noto muy fresco. Venía con la idea de correr por sensaciones, y me freno un poco para no repetir lo de siempre (salir muy fuerte y padecer después). Lo consigo, y paso los primeros kilómetros, sin sufrir en absoluto, por debajo de 5m/km.de media. No siento nada en las piernas. El esfuerzo no parece pasar factura por ahora, pero pienso que aún hay mucha carrera por delante y no fuerzo más, siguiendo con el ritmo que me pide el cuerpo.

Al comienzo de la carrera, en la única vuelta urbana del circuito


Después de la primera vuelta pequeña por el pueblo, empieza la primera vuelta grande.
Un falso llano interminable nos lleva hasta Cox, bordeando casas de campo, sin mucho espectador.
Me noto muy fuerte y seguro, animado. ¿Debería lanzarme a por todas? El ritmo que llevo en el km.10 me sorprende: Menos de 50 minutos y ni rastro de fatiga. ¿Qué hacer...? Poco después empieza una ligera bajada y me digo que "pa'lante", a ver qué sale.
El teléfono pone música en modo aleatorio, reproduciendo en ese momento "One" de Metallica seguido de "The Trooper" de Iron Maiden. "Subidón" absoluto y a por todas, aunque la llegada de nuevo a la subida suave pero interminable que ya conocía de la primera vuelta me frena, y mucho.

A partir del km.13 empiezo a flojear. No intento mantener el ritmo y suelto un poco el acelerador, pero ya no consigo recuperarme, aunque en el km.11 me tomé un gel.
La excelente distribución de los avituallamientos (más de los habituales, diría yo) hace que siempre lleve agua   en la mano y soporte mejor el calor, que empieza a ser un lastre importante.
El ritmo medio baja muchísimo con el paso de los kilómetros. Entre el km.17 y el 18 tengo que parar. La vejiga no aguanta más (al estar pegado al campo no hay problema para evacuar discretamente). Esto me da algo de oxígeno, aunque no recupero el ritmo que querría. En el km.20 paro a beber agua y camino unos metros junto a 2 corredores que no pueden más. Hablamos un momento y les animo a que me sigan mientras vuelvo a correr, y hacemos unos metros juntos, aunque acabo dejándolos atrás (poco después nos saludaríamos y felicitaríamos en la meta los 3)

En el giro hacia la meta

Veo el pueblo a lo lejos. Ya está hecho. No bajo de 1:50 como habría querido, pero voy a terminar una media más. El teléfono vuelve a "clavar" la canción en el momento indicado. Suena "We are the Champions" de Queen. Ramón está poco antes de la meta animándome, y paso por el arco de llegada en 1:52, con el estribillo de la canción sonando "...no time for losers, 'cause we are the champions..." Los pelos de punta, como si no hubiera corrido nunca una media o hubiera finalizado jamás una carrera popular. Qué grande este deporte y la cantidad de sensaciones y experiencias que aporta.

Me reúno con Ramón, que ha hecho un carrerón, en hora y media (ya sé que aspiras a mucho más, pero desde el punto de vista de los "mortales", tu carrera es para quitarse el sombrero)
Saludamos a Serafín y su mujer (no recuerdo ahora su nombre, soy muyyy despistado) y nos hacemos fotos y comentamos la carrera, entre risas y saludos a otros corredores. Ellos han hecho la mitad de media y se les ha dado muy bien (Serafín me ha "animado" a mitad de carrera con un: "¡venga, que sólo tienes que dar una vuelta más!" Maldito jajaja)

Todos contentos


Esta media me ha sorprendido. Llegaba con la idea de aburrirme mucho, sufrir más aún, y pensando que las piernas volverían a "petar". Nada de esto ha pasado. He disfrutado mucho del circuito, de lo bien que respondía el cuerpo la primera mitad de la carrera, y sin sentir la más mínima sobrecarga en las rodillas.

La carrera ha dejado varias anécdotas, como el primer paso por un arco hinchable, en mitad de la nada en un punto sin público del circuito, en el que no había nadie a su cargo en la primera vuelta y había cajas de agua pero nadie para ofrecértelas y altavoces con música (y no, no era un punto de control de chip).
Por otro lado, un chiquillo, de los voluntarios que ofrecían agua, en el primer paso por la meta, ha hecho el amago de ofrecerme la botella y cuando he extendido la mano para cogerla...la ha retirado y ha mirado para otro lado! :-S ¡Si en vez de la media hubiera hecho el 11.5km te habrías enterado enano jajaja!
Destacar también cómo todos los corredores ignoraban en algunos tramos el camino marcado en la carretera por los conos, por el arcén, ocupando de lleno la carretera. Un coche ha tenido que pegar un frenazo para no llevarse por delante a más de uno.

Por otra parte, tan bueno como la propia carrera, los comentarios con Ramón de vuelta al coche, compartiendo sensaciones sobre la carrera y las risas por las anécdotas que tenía cada uno sobre las peculiaridades de esta prueba (¿era necesario que la carrera pasara por toda la entrada del cementerio, de verdad?), y los comentarios sobre futuras carreras y entrenamientos. No puedo dejar de agradecerle que haya esperado a que yo terminara la carrera en lugar de marcharse nada más acabar (algo que sería perfectamente comprensible con tanto chiquillo en casa y otro en camino). Mil gracias por los ánimos en la recta final de la carrera.

¡Gran dia de running Ramón!

Me quedo muy satisfecho por el resultado de la carrera. Sí, el tiempo no es para el Guiness, pero no era lo importante hoy. La meta era acabar la carrera sin sobrecarga de rodillas y sintiéndome cómodo.
He sufrido un poco al final, pero en general diría que he cumplido con lo que esperaba.

Creo que con esta carrera termino la competición en medias de este año. Sólo haré esta distancia cuando el planning para el maratón de Valencia así lo exija, y al ritmo que me marque ese día el entrenamiento.
Prepararé a conciencia el 10km nocturno de Santa Pola de junio, y antes correré, a finales de mayo, la carrera de los castillos de Alicante.
Después de estas pruebas, algo de descanso y a por el entrenamiento específico para el maratón de noviembre. Va ser duro, pero la recompensa creo que valdrá la pena.

Os cuento cómo va todo en la próxima entrada del blog.
¡Saludos!