miércoles, 10 de octubre de 2012

III Medio Maratón Ciudad de Alicante


Hola a todos/as:
Una vez más, después de ocho meses sin correr esta distancia, volvía a un medio maratón. Y... ¿por qué empezar con una llana y fácil, teniendo la renovada media maratón de mi ciudad este domingo para machacarme las piernas?
Como ya comenté en la entrada anterior, llevo unos dos meses vigilando la dieta y planificando el entrenamiento, y este sábado tocaba ponerse a prueba. Tal vez la elección de la carrera no era la más apropiada para ver los progresos que he conseguido este tiempo, pero no iba a dejar pasar la oportunidad de correr por las calles de Alicante.

No había lugar a sorpresas. Como cualquier alicantino, conozco perfectamente el nuevo recorrido y sus cuestas y ya tenía claro que tocaba sufrir, aunque no me esperaba ir tan justo de fuerzas en la 2ª mitad de la carrera.

El sábado me acerco a recoger el dorsal a la feria del corredor. Al mismo tiempo, me entregan la camiseta de la prueba (por fin hace referencia a la carrera). Pocos puestos y poca gente y un ambiente algo desangelado, la verdad, aunque veo una oferta y compro un cinturón porta-botellín / monedero de Salomon para los entrenamientos largos.

El domingo a las 8:30 ya estaba en la salida calentando. Somos más de 1100 personas y el ambientazo es espectacular. Estoy nervioso, mientras caliento. Aunque vengo mejor preparado que en otras carreras, no sé cómo aguantarán las piernas tanto desnivel durante tantos kilómentros.


No es una media sencilla...

Puntuales, salimos disparados a las 9, hacia la costa, bajando por Dr.Rico, avda. de la Estación... es una gozada tener el centro de Alicante cortado para correr.
Al ser todo cuesta abajo, me dejo llevar, sin forzar, y hasta que llegamos al km.6, ya en la playa, no empieza el rompepiernas constante en que se convierte la carrera desde este punto.

Todavía fresco, antes de llegar a la avda.de Denia

He llegado hasta aquí a unos 4.40m/km sin demasiado cansancio y aunque la subida de la avda. de Denia es dura, consigo llegar a la bajada por la avda.de la Albufera bastante entero. Desde la rotonda de la Isleta toca volver a subir por la cantera hasta el km.10, y en este punto, a media carrera, creo que no voy demasiado mal y mi crono pasa por poco los 49 minutos. Pienso que ahora, con dejarme caer y recuperar durante la bajada hasta el final de la cantera puedo hacer una gran carrera. Gran equivocación...

Al llegar de nuevo a la rotonda por la que habíamos subido a la avda. de Denia, en esta ocasión subimos por Vázquez de Mella y Jaime II, subidas con mucho desnivel. Es, con diferencia, el momento más duro y decisivo de la carrera. Mucho esfuerzo y muchos km.detrás y todavía muchas cuestas y kilómetros por delante.

Cuando bajo hacia la Rambla, saludando a los SkyRunners del parque de bomberos, estoy muy cansado por esta última subida. Me dejo llevar cuesta abajo, giramos por el Ayuntamiento y después de dar la vuelta toca volver a subir la Rambla hasta la plaza de España. Me paro unos segundos a beber agua. Estoy exhausto. He notado, por primera vez en mi vida, un ligero mareo corriendo. Me refresco la nuca y sigo poco a poco cuesta arriba, reventado. Sólo de pensar todo lo que tengo por delante aún me desmoralizo un poco.
Volvemos a bajar, por Calderon de la Barca. Las fuerzas fallan incluso de bajada y, sin tiempo de recuperación toca volver a subir por el paseo de Soto hasta la plaza de los Luceros y volver a bajar.

Se está haciendo eterno el final de la carrera y voy flojísimo. Flojeo también moralmente y me enfado conmigo mismo durante unos minutos. ¿Cómo es posible ir tan mal cuando me había preparado a conciencia tanto tiempo? Llego a pensar en mandar todo a paseo y abandonar, incluso en dedicarme a otro deporte. Es curioso, todo lo que puede pasar por la cabeza de uno cuando flojea en una carrera de tantos kilómetros. Creo que la preparación psicológica para carreras más largas debe ser importantísima. No quiero pensar en qué pasaría con un bajón de moral como el mio en un maratón o una ultra de 60 o 70km.
Acabo recomponiéndome un poco física y psicológicamente a los pocos minutos, pero hay mucho por hacer todavía.

Subimos por la calle Alemania hasta Maissonave y desde ahí afrontamos el tramo final, durísimo como todos los demás, a su paso por la avda de Salamanca.
Me falla la memoria un poco y cuando voy por doctor Rico pienso que todavía tengo que subir Campo de Mirra, y tengo claro que ahí voy a caminar, directamente. Por suerte, estoy equivocado y giramos hacia la pista de atletismo a mitad de avenida. Tener tan cerca la meta hace que casi tiemble de emoción, y saco fuerzas de no se bien dónde y aprieto un poco para entrar en la pista y dar la vuelta que me separa de la meta.
Me dejé el chip en casa, por lo que no tengo clasificación oficial ni datos de ningún tipo, así que me tengo que fiar de mi reloj, que da un tiempo real de 1:53:12. cuando cruzo el último arco.






Ha sido, con diferencia, el medio maratón más duro que he corrido, con más de 400 metros de desnivel positivo acumulado y cuestas que en ocasiones rozaban el 20% de desnivel, pero creo que no lo he hecho mal del todo. No quiero pensar cómo habría salido la cosa si hubiera corrido tan mal preparado como el año pasado.
Mi tiempo me sitúa sobre el 690 de casi 1200 corredores, así que, después de todo, he estado cerca de la media. Tengo la impresión de que en un medio maratón llano podría hacerlo bastante mejor que otras veces





En cuanto al circuito, buenísimo. Personalmente, no cambiaría ningún tramo. Recorrer tantos lugares emblemáticos de la ciudad corriendo es una gozada. Tampoco puedo quejarme de la organización. Nada de aglomeraciones o atascos, todo muy fluido. El año que viene toca repetir, sin dudarlo

Todavía no tengo claro cuál será mi siguiente carrera. Me tomo una semana de vacaciones y después decidiré. No creo que falle en la del 28 de octubre de Campello, de 10km.

He terminado con las rodillas algo cargadas, así que, para no repetir la mala experiencia de la última vez y no acabar lesionado, el próximo medio maratón seguramente será en diciembre, no en noviembre como había planeado inicialmente.
Voy a repetir el plan de entrenamiento que he seguido, a ver si mejoro y hago un buen tiempo en la próxima media.

Os cuento la planificación y cómo va todo en la siguiente entrada del blog.
Saludos!