domingo, 26 de febrero de 2012

De espectador en el XXIX medio maratón de Torrevieja


Hola a todos/as:
No pudo ser. Las molestias en las rodillas después de la media de Orihuela no han desaparecido hasta dos días antes de la prueba de Torrevieja. Sin entrenar, por tanto, y para no repetir otra vez el mismo error de la última media, corriendo desentrenado y jugándome una lesión, he decidido no participar. Tampoco ha podido venir Nacho, que encadena una tras otra las enfermedades que van pasándole sus chiquillos y no ha podido entrenar, ni Rafa, que está preparándo montaña para el domingo que viene.

De buena mañana acompaño a mi hermana a Torrevieja, a participar en la media.
Día soleado y calor,ambientazo festivo... ¡qué rabia no poder participar! Nos acercamos a por dorsal de mi hermana y saludo a Ramón, que viene a correr la mitad de la media (creo que ha hecho un tiempazo, todavía tengo que verificarlo) y con el que probablemente iré a la media de Murcia, junto a Nacho.
Dejo a mi hermana en la salida, estirando, y busco algunos sitios para ir haciendo fotos (la cámara me la ha jugado y no ha salido ni una)
Disfruto del paso de los corredores de cabeza, con un ritmo sobrehumano, y veo la ilusión que le ponen todos y cada uno de los corredores, desde los primeros hasta los que entran rondando las 2 horas y media. Qué espectáculo ( ¡y qué envidia! )
En la meta, pasan como un rayo los vencedores de la prueba en menos de 1:05, y me quedo hipnotizado viendo llegar a todos los corredores, con caras de más o menos sufrimiento, algunos,  pero felices, todos.
Veo entrar a mi hermana, que mejora su tiempo considerablemente, y decido esperarla Coca Cola en mano (y ensaladilla rusa) en un bar próximo, que el plantón de 2 horas al sol, aunque se me ha pasado volando, ahora empieza a notarse. Nos reunimos y vuelta a Alicante, que el calor aprieta.

Volviendo a la rutina
Después de 2 semanas de descanso, recuperandome de las molestias en las rodillas, parece que ya no hay dolor y podré, por fin, salir mañana a trotar y a volver a los entrenamientos si las rodillas no "se quejan".
Si todo va bien (espero que sea así), participaré el domingo en el 33 Cross Popular Festa El Calvari, en Benidorm; 7.75km. para probar mi velocidad después de tantas semanas parado. Después continuaré con los entrenamiento hasta la media de Murcia el 18 de marzo. Tal vez corra la I Pujada al Castell de Cocentaina del dia 11, aunque aún no lo tengo claro. Quiero asegurarme que el circuito no es "montañero", ya que mi experiencia en ese terreno es prácticamente nula.

En cualquier caso, como siempre, os lo cuento todo en la próxima publicación.
Saludos.


miércoles, 15 de febrero de 2012

XIV Medio Maratón "Ciudad de Orihuela" 2012

Hola a todos/as:
Llegó el día de la prueba, después de dos semanas de constipados y algunos días de fiebre y, por tanto, pobres en entrenamiento, con 2 o 3 salidas muy flojas cerca de casa y con el cuerpo reventado por los días de cama.
El domingo, poco antes de las 8:30 me recogen en mi casa Nacho y Rafa , que vienen para hacer doblete, ya que el sábado a las 19:00 corrieron los 5km. del primer Cross de Mutxamel, a un ritmo altísimo.
Según nos acercamos a Orihuela con el coche, el termómetro nos va avisando de cuál será el principal obstáculo de la carrera. A punto de aparcar apenas llegamos a 3 grados sobre cero y el viento no ayuda a hacer más agradable el clima. Duelen las manos, mientras recogemos los dorsales y entramos rápidamente en una cafetería a calentarnos y meternos algunas calorías en el cuerpo.

Con Nacho y Rafa,  junticos y abrigados, en la salida
Después de cambiarnos, estirar y calentar un poco se da la salida. Tras dos semanas tan flojas y creyendo que mi estado físico es realmente penoso, salgo lento, en compañía de Rafa y Nacho los primeros 3-4Km. No quiero forzar lo más mínimo, ni mirar tiempos. Me pongo una alerta mental para controlar que mi crono final no se vaya a las 2 horas y corro tranquilamente, a disfrutar la carrera, sin más pretensiones.
Pronto pierdo de vista a Nacho y Rafa, pero prefiero no seguirles, con miedo todavía a no ser capaz de finalizar la prueba, y me quedo un rato más yendo a unos 5:30 m /km, tranquilo.
Pasan los kilómetros,en los que no abandonamos en ningún momento las calles de Orihuela. Se agradece no hacer el socorrido camino por polígonos industriales o campos de cultivo que dan kilómetros pero aburren, aunque la última vuelta se hace larga y pesada.
Antes de la mitad del circuito nos adelanta el corredor que va en cabeza. Espectacular, como de otro planeta. Qué velocidad.
Oyendo música, sin pensar más que en no forzar, llego al km.10 y pienso que, para no estar dándolo todo, no lo estoy haciendo demasiado lento. Un rápido cálculo mental y veo que podría bajar mi tiempo respecto a otras medias que he hecho últimamente.
Me empiezo a notar muy cómodo, aunque no consigo entrar en calor (cruzaría la meta con la misma sensación). Noto algo de sobrecarga en la rodilla derecha, pero los kilómetros pasan volando y no pienso reducir la marcha, ahora que estoy a gusto con mi ritmo, que ha ganado velocidad.
Llego a una zona larga y aburrida, sobre los km. 16 y 17, y me cruzo de vuelta con Rafa y, poco después, con Nacho, al que alcanzo cerca del km. 18. Va cómodo, tranquilo, y no acelera el paso ni un  segundo, para acompañarme en este tramo final de la carrera. Flojeo un poco sobre el 19 y medio, pero ver que voy a acabar una media acompañado de un amigo hace que no me hunda del todo y , finalmente, animado por Nacho, cruzamos la meta juntos, en 1:51:20 (tiempo real), muchísimo mejor de lo esperado, y muy contento (¡y muerto de frío! ¿no se va nunca la maldita ola polar?)

Cruzando la meta con Nacho

Nos reunimos con Rafa, que ha llegado unos 4 minutos antes, con  molestias en la rodilla pero contento también, y nos vamos a toda velocidad al coche a estirar y abrigarnos, que a esas horas estábamos todavía a 8 grados.

Gran carrera, con un circuito que no acaba de gustarme, por la última vuelta, sobre todo, y con un clima que invitaba a cualquier cosa menos a echarse mas de 21 km. a las piernas. Menos mal que Nacho y Rafa me convencieron de que era tontería no participar en la carrera y no dejaron que me echara para atrás (mil gracias a los dos, como siempre, por el apoyo y los ánimos).
Como siempre, la satisfacción personal al cruzar la meta no tiene precio, y mas en esta ocasión, en la que mi objetivo no era ni por asomo hacer un tiempo mejor que Alicante, Alcoy o Benidorm, como ha sucedido finalmente.

La próxima cita, si la rodilla derecha lo permite, es en el medio maratón de Torrevieja. Llano, mejor (espero) entrenado, motivado... Creo que puede ser una gran carrera.
Os lo cuento en la próxima entrada del blog.

Saludos.